Control Orgásmico

Control Orgásmico

Por lo general parece que los orgasmos son fortuitos, es decir, sabemos lo que tenemos que hacer para conseguirlos pero son así, etéreos, un regalo recibimos de la naturaleza que no podemos controlar, pero lo cierto es que todos tenemos al alcance de la mano la posibilidad de disfrutar del Control Orgásmico.

Tener la capacidad de sincronizarte con tu pareja para tener un orgasmo al mismo tiempo, poder retrasarlo lo más posible para disfrutar durante más tiempo o tener varios orgasmos durante el mismo encuentro sexual, suelen ser deseos de la mayoría y que solo unos pocos afortunados consiguen cumplir.

Pero lo cierto es que todos tenemos la posibilidad de controlar cada aspecto de nuestro cuerpo, de lo que le ocurre y su rendimiento, solo tenemos que ponernos manos a la obra, porque ya seas hombre o mujer, poder controlar tu cuerpo también te ayudará a disfrutar más de tu vida sexual.

Hay dos grandes formas de conseguir el Control Orgásmico, la primera funciona a corto plazo y para ello necesitarás utilizar hábilmente tu imaginación o un poco de “maña”, la segunda funcionará a mediano y largo plazo pero requiere compromiso y entrenamiento, ahora voy a explicarte paso a paso como utilizar ambas técnicas.

El Método Rápido de Control Orgásmico.

Este puede utilizarlo hoy mismo, ya que solo requiere que pongas en marcha tu imaginación durante el sexo, si necesitas un “empujón” es decir acelerar el orgasmo, deberás tener en mente todo aquello que te sea más excitante (narrarte lo que estás haciendo o pensar en tus fantasías eróticas suele funcionar), y si lo que necesitas es retrasarlo, pues pensar en cosas aburridas, incluso violentas, lo que te sea menos motivante.

Este método aunque fácil y rápido, suele tener menos efectividad que el método lento, pero es lo que hay cuando queremos resolver conductas que nos han llevado años generar, en tan solo unos minutos… que pueden funcionar pero también puede que no.

Otras técnicas que puede adjuntar a esta o intentarla por separado si necesitas “aguantar” más, es la masturbación pre-coito, que esto te ayudará a llegar más relajado y a disminuir la ansiedad, sobre todo en el caso de los chicos; los cambios de posturas durante el sexo para ir a alguno que te sea menos estimulante o intentar otra actividad, como detener la penetración e ir al sexo oral o continuar con estimulación manual a tu pareja mientras tu consigues calmar los ánimos.

El Método Lento Control Orgásmico.

Requiere entrenamiento, compromiso contigo misma y paciencia, ya que se trata de entrenar el suelo pélvico, también es apto, incluso diría que necesario tanto para hombre como para mujeres, ya que se trata de la musculatura que sostiene nuestros órganos sexuales y nos ayudan a controlar muchas funciones de las relaciones sexuales, entre ellas, los orgasmos.

Si quieres saber más sobre todas los beneficios que obtendrás al entrenar y controlar tu suelo pélvico, por favor no dejes de leer este artículo.

Para conseguir un suelo pélvico entrenado, deberás entrenar al menos un par de veces por semana, como si de cualquier otro musculo se tratará, la ventaja es que mientras te estrenas nadie tiene por qué enterarse si no quieres.

Ya que deberás ejecutar los ejercicios de Kegel, que no es más que apretar el musculo bucococideo, que es como contener las ganas de orinar, piensa que estás en el retrete y mientras orinas detienes “el chorro”, en ese momento estás apretando el suelo pélvico y el ejercicio consiste en apretar y soltar, varias veces, incluso con diferentes tipos de fuerza y durante más y menos tiempo, al menos durante 5 minutos cada vez.

En el caso de las chicas lo tenemos un poco más fácil, ya que también podemos utilizar las “famosas” bolas chinas, que se encargan de conseguir que nuestro suelo pélvico trabaje mientras las llevamos puestas y caminamos o trotamos, ya que las pequeñas vibraciones que hacen dentro de la vagina, obligan al musculo a contraerse y extenderse.

Bolas Chinas

Aun así debemos UTILIZARLAS, es decir, solo “comprar” las bolas chinas o verlas desde lejos en las mesillas de noche no nos ejercitan, tenemos que utilizarlas durante el menos 10 minutos cada vez y si además hacemos ejercicios varios cómo intentar moverlas hacia donde queramos (arriba, abajo o dar vueltas sobre su eje) serán mucho más eficientes, aunque son menos recomendables durante nuestra querida regla.

Todos estos ejercicios nos llevarán a controlar no solo el momento en el que queremos tener nuestros orgasmos, sino también la intensidad del mismo, ¡una maravilla!

Es un trabajo que puede llevarte unos meses, pero será mucho más definitivo y eficiente así que vale la pena.

Ahora te toca a ti elegir, ¿Cómo quieres conseguir tu Control Orgásmico? ¿Lo necesitabas? ¿Tienes alguna otra técnica? Como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro próximo viaje por los sentidos.

by LamaquinistaX

De Murcia para el Mundo

Déjame tus comentarios...