Fantasías Sexuales, ten esto en cuenta antes de consumarlas

Fantasías Sexuales, ten esto en cuenta antes de consumarlas

Todos tenemos una fantasía sexual en el cajón, una idea que nos ronda la cabeza, a veces como inspiración para masturbarte o tener sexo, otras como ese tabú que nos aterra y en otros casos ese “proyecto” que sabemos que tarde o temprano haremos realidad, en todo caso, Fantasías Sexuales, ten esto en cuenta antes de consumarlas.

Hace ya algún tiempo hablaba sobre las fantasías sexuales, cuando describía las fantasías más comunes entre las mujeres, pero ya me han preguntado varias veces sobre qué hacer a la hora de dar el paso, de llevar a la realidad eso que hace tanto tiempo nos enciende y apasiona pero que hasta ahora nos parecía imposible.

Las fantasías sexuales varían entre hombres y mujeres, y ya ni te cuento lo distintas que pueden ser entre una persona y otra, pero creo que todas tienen dos cosas en común:

1.- Su finalidad es romper con lo que llamamos común.

2.- Las idealizamos.

Así como cuando leemos un libro, nos gusta mucho y después odiamos la película, se puede decir que cubrir las expectativas que nos vamos creando a lo largo del tiempo con ciertas fantasías puede ser casi imposible.

Que si a tu pareja no le quedaba tan bien como esperabas ese traje de “asistenta francesa”, que esa otra persona que trajiste para un trío no te quiere hacerte ni caso a ti y se centra en tu pareja, que si ese vibrador con el que soñabas resulta que es más potente de lo que esperabas y te hace daño en vez de darte placer, que si después de tanto planear el sitio “publico” perfecto para el sexo, para que nadie te interrumpiese, ahora no le parece bien a tu pareja… en fin… las mil y una…

Como cada una tiene sus propias fantasías voy a intentar generalizar, esperando que la tuya también encaje en este perfil, porque incluso creo que todos tenemos varios niveles de fantasías, es decir, la típica, que nos parece bien, que contamos a viva voz y que es muy posible que realicemos, otra un poco más oscura, que nos da vergüenza y de la que no solemos hablar, y alguna otra que nos perturba, que nos hace sentir fatal por pensar en ello.

En todos los casos no hay de qué preocuparse, porque a el cerebro no le gusta estar ocioso y continuamente busca formas de expresar, temores, problemas o emociones, lo que nos puede llevar a aflorarlos en forma de sueños y/o fantasías un tanto extrañas, eso no quiere decir que queramos o tengamos que  llevarlo a cabo si no queremos.

Esto es lo que debes tener en cuenta antes de consumar tus Fantasías Sexuales

1.- Elimina o disminuye tus expectativas: seguro que te ha costado mucho dar el paso, encontrar el valor, el tiempo y la oportunidad para llevar a cabo esa fantasía pero lo mejor que puedes hacer es sumergirte en ella como un papel en blanco, déjate llevar por lo que ahí ocurra, no hace falta que lo controles todo, solo vívelo.

2.- Páctalo: sobre todo si tu fantasía sexual incluye a otra u otras personas, es bueno que antes de realizarla hables de ella, de lo que esperas conseguir, de lo que ocurrirá después, delimita (al menos a groso modo) las acciones y/o las consecuencias, por ejemplo, si vas a hacer un trío, habla con tu pareja sobre si hay algo que no te gustaría compartir con la tercera persona, si después del hecho se podrá hablar del tema (por si se hieren susceptibilidades) o qué actitudes y/o comentarios podrían despertar celos, etc.

Jugar hablando sobre el tema y planteando situaciones hipotéticas es una buena opción.

3.- Piensa y asume las resultados de la experiencia: dicen que “persona” precavida, vale por dos, así que puestos a planear algo que se vislumbra como algo importante en tu vida, es decir, hacer unos de tus sueños realidad, es conveniente estar preparado para las posibles consecuencias de nuestros actos.

Estas son solo algunas de las cosas que pueden pasar:

  • Que le guste más la otra persona que tú,
  • Que te guste más a ti, esa otra persona que tu pareja.
  • Que te haya parecido un fiasco y por tanto a partir de entonces se te haya fastidiado esa fantasía que tantas alegrías te ha dado.
  • Que tu pareja quiera explorar su sexualidad en otras dimensiones que no te incluyen, tras la experiencia.
  • Que alguno en la pareja quiera repetir pero el otro no.
  • Que no vuelvas a ver de la misma manera a tu pareja (para bien o para mal).
  • Que te lo pases genial, tu pareja también y se hagan asiduos a esta fantasía.
  • Que te plantees nuevos retos en temas de fantasías sexuales.
  • La transmisión de ETS

Estas y tantas otras, porque solemos hablar de consecuencias como algo malo pero lo cierto es que no son más que el resultado de una acción, si son positivas o negativas para ti, es tu decisión pero recuerda que en estos casos las posibilidades son enormes y que na vez hecho, hay que vivir con ello.

Nunca está de más que tomes algunas precauciones como éstas u otras aunque a la hora de la verdad será un salto de fé… solo tienes que lanzarte a la piscina e intentar disfrutar al máximo. Como la vida misma.

Y tú, ¿tienes planes de llevar a cabo tus fantasías sexuales? ¿Las de tu pareja quizás? ¿Ya lo has hecho? Cuéntamelo todo… como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro próximo viaje.

by LamaquinistaX

De Murcia para el Mundo

Déjame tus comentarios...