La Culpa es de la Masturbación

La Culpa es de la Masturbación

 

Todos tenemos una responsabilidad con nosotros mismos, la de mantenernos sanos, felices y equilibrados en la medida de nuestras posibilidades, esto incluye a nuestra vida sexual, la complicado llega quizás, a la hora de descubrir que significa esto en nuestras vidas y al menos en el terreno sexual, en ello, la autoestimulación juega un papel muy importante, lo que nos hace pensar que La Culpa es de la Masturbación.

La autoestimulación beneficia a todos aquellos que encuentran la fórmula para disfrutarle antes, durante pero sobre todo después, cuando para muchos, llega la culpa por haber transgredido el tabú que significa tanto disfrutar del sexo como tocarnos nosotros mismos.

¿Por qué nos sentimos culpables ante la Masturbación?

Generalmente este sentimiento suele estar asociado con varios temas como la cultura, la religión, la forma en la que nos han criado, la información que tenemos sobre el sexo y todo esto unido al hecho que el deseo por la masturbación comienza a edades muy tempranas en las que concebimos el placer sexual y la intimidad necesaria para tal fin como algo malo.

Aunque en muchos lugares la masturbación preadolecente y/o adolescente está más asociada a los varones pero lo cierto es que también es bastante habitual entre mujeres y en ambos casos favorece el autoconocimiento y son las primeras experiencias que todos tenemos con la sexualidad.

Por esto es tan importante hacerlo en la medida de lo posible mientras conseguimos librarnos del tabú, de la vergüenza, la culpa y todos esos sentimientos negativos que a la larga pueden conseguir lastrar nuestro disfrute sexual.

¿Cómo podemos librarnos de la Culpa por la Masturbación?

Lo principal es internalizar que el sexo no es malo y que todo lo que hagamos para dar y conseguir placer, solos o en pareja (con consentimiento de todos los implicados) es sano, normal y positivo.

Pero especialmente en el caso de la masturbación es importe asumir que:

  • La masturbación no tiene por qué ser un sustituto del sexo. Porque en realidad es otra de las tantas formas de tener sexo, con ella puedes disfrutar de tu sexualidad y satisfacer tus necesidades y las de tu pareja si así lo deseas.
  • El sexo, en general, no es sucio, ni lo son nuestros cuerpo, por tanto, la masturbación tampoco es mala, ni sucia.
  • La masturbación en sí misma no es una actividad característica de una enferma sexual porque los deseos y necesidades sexuales no son una enfermedad, de hecho forman parte de nuestra salud sexual.
  • Consiste en la autoestimulación de forma manual o asistida con algún juguete u objeto, es sexo con, y para nosotr@s mism@s.
  • Este acto es muy personal, así que nos estimulamos donde y como mejor nos funcione, no tiene por qué ser igual en todos los casos.
  • Aunque las relaciones personales y el sexo requiere una parte de empatía, también es importe un poco de egoísmo para velar también por nuestra satisfacción y felicidad, no tenemos que preocuparnos solo por satisfacer a la pareja.
  • La masturbación nos recuerda que no necesitamos esperar por nada ni nadie para disfrutar de nuestra sexualidad.
  • Nos ofrece la ventaja de disfrutar la fantasía que queramos, desde la más tierna hasta la más oscura y pervertida.
  • Lo podemos hacer casi a cualquier hora y en cualquier lugar. Si tenemos una “urgencia” fuera de casa, basta con ir a un baño o algún lugar apartado.
  • Es un sexo que pueden disfrutar personas de cualquier edad que así lo deseen.
  • Es un sexo que se puede disfrutar libre y desinhibidamente porque nadie tiene por qué enterarse.
  • No hace falta emprender una cruzada a favor o en contra de la masturbación, ya que es un acto tan personal que podrías no pronunciarte nunca al respecto y aun así disfrutar de ella sin más.

Visita Nuestra Selección de Vibradores

Aunque los tabúes nacen y se extienden gracias a la sociedad, lo cierto es que solo nosotros tenemos el poder de darle “veracidad”, de hacerlos real, porque los tabúes son solo conceptos sociales que varía dependiendo de la sociedad, que podemos aceptar y/o adaptar a nuestras vidas o no.

Ya sea que prefieras los placeres manuales y “naturales” o darle vidilla con algún juguete sexual, recuerda que la masturbación es un regalo a nosotros mismos que nos ofrece la oportunidad de pensar solo en nosotros, un acto de amor y  comunión contigo mismo en el que la única persona con voz y voto, siempre serás tú.

Sin duda La Culpa es de la Masturbación, la culpa de ser más libres, más plenos y más felices, ¿a qué si? Como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro próximo viaje por los sentidos.

by LamaquinistaX

De Murcia para el Mundo

Déjame tus comentarios...