La histeria, su historia y otras trolas para mujeres

Máscara

A lo largo de la historia las mujeres hemos estado sometidas por la ignorancia de todos aquellos que pretendían descubrir “los secretos” que entrañaban el comportamiento, el pensamiento y el cuerpo femenino, lamentablemente no son pocos los casos que se pueden documentar: que si habíamos salido de la costilla del hombre, que si éramos brujas, objetos, moneda de cambio, y tantos otros calificativos despectivos fruto del desconocimiento y de la comodidad de aquellos a los que beneficiaba… afortunadamente en la actualidad están casi erradicados de nuestra sociedad y seguro que seguiremos luchando contra las lacras que aun quedan.

En este orden de ideas voy a extenderme en una trola con final feliz…

Era la época victoriana, esa hermosa etapa de la historia en la que supuestamente no parabas de ver grandes bailes, con glamorosos y pomposos atuendos, peinados y personajes, sin embargo eran las mujeres, las que se planteaban su vida sexual como un oscuro secreto.

Tras esa fina capa de opulencia e hipocresía social surgió un diagnóstico muy pintoresco, “la histeria”, definida como un desorden mental, físico y emocional en las mujeres y con síntomas muy variados (hasta con 70 páginas de posibles síntomas) que iban desde el dolor de muelas, pasando por insomnio, la pesadez abdominal hasta la “tendencia a causar problemas”, como imaginarás, se convirtió en poco tiempo en una pandemia ya que una de cada cuatro mujeres era diagnosticada con esta enfermedad… osea todas histéricas perdidas XD.

En cuanto la cura… pues era tan peculiar como la enfermedad, los médicos “cualificados” debían invertir mucho tiempo y esfuerzo en aplicar un masaje en la zona genital de la enferma, para inducir el llamado “paroxismo histérico“, actualmente mejor conocido como orgasmo femenino, lo que devolvía la salud a las pacientes ¿y a quién no?. ;)

Con el paso del tiempo y el tedio de los médicos por tan aburrido (para ellos claro) y repetitivo tratamiento (y tras la llegada de la electricidad) idearon un aparato que mediante la vibración lograba conseguir más “paroxismos” que el masaje manual, tal invento, como imaginaran tuvo tanto éxito que al poco tiempo lo sacaron a la venta para que se utilizara en la intimidad del hogar, ¡¡¡y que invento!!!

Algunas anécdotas de este tema:

La primera: el llamado “paroxismo” empezaba con un aura, conformada por dolores abdominales, palpitaciones, sensación de atragantamiento y alteraciones visuales. Se experimenta una aparente pérdida del conocimiento en una caída controlada. Luego sobreviene la fase “epiléptica” que podía incluir convulsiones, fatiga general y respiración ruidosa. Como colofón, se producen contorsiones (movimientos desordenados y gritos) y un periodo de trance, con remedo de escenas eróticas o violentas. El final de la crisis implicaba el retorno de la consciencia, acompañado de contracciones leves y expresión de palabras o frases inconexas relativas a temas pasionales. ¿te suena de algo?

La segunda: en la antigua Grecia destaca un mito que relata que el útero deambula por el cuerpo de la mujer, causando enfermedades a la víctima cuando llega al pecho. (lo que decía de la ignorancia)

La tercera: El vibrador eléctrico llegó al mercado mucho antes que otros dispositivos más “esenciales” para la mujer: nueve años antes del aspirador y diez años antes de la plancha eléctrica (esto si es escuchar al consumidor) :)

Y la cuarta: en mi búsqueda de información encontré una película sobre el tema, aquí les dejo el trailer, “Hysteria” es una comedia que yo creo que no tiene desperdicio, tuve el gusto de verla y todo el tiempo que no me estuve riendo, lo pase apoyando las criticas que hacen a la sociedad, algunas de ellas vigentes en la actualidad, es del 2011 pero a mi me vino como anillo al dedo.

Y como les prometí, final feliz, ya que la ciencia y el sentido común se encargaron con el tiempo y la investigación de colocar cada cosa en su sitio y el histerismo no se localizaba precisamente en la entrepierna de las mujeres, aunque si que seguimos requiriendo el mismo tratamiento :)

Actualmente tenemos una gran cantidad de juguetes con los que mujeres y hombres pueden mejorar su vida sexual, los usos y productos son tan variados como los gustos de los usuarios, pero sin duda eso será tema de otros viajes en nuestro tren.

Si quieres ampliar ampliar la información sobre el tema puedes ver la bibliográfica web utilizada en twitter @MaquinistaX.

¿Acabas de declararte histérica o histérico? ;) ¿te gusto este artículo? coméntamelo, ya sabes que tus ideas o dudas nos ayudan a todos…

by La Maquinista

One thought on “La histeria, su historia y otras trolas para mujeres

  1. Pingback: ¿Quién quiere un Vibramigo? - La Maquinista X

Déjame tus comentarios...