Poliamorosos y Swingers, Pasión a Mogollón

Poliamorosos y Swingers, Pasión a Mogollón

Después de tanto tiempo de andadura, era hora de adentrarnos en algunas de esas fórmulas no convencionales de sexualidad, afortunadamente, gracias a la cultura y la tolerancia, cada vez son más lo que se atreven a probar nuevas experiencias y a hablar de ello, gracias a toda la información que se puede conseguir abiertamente, hoy le toca el turno a los Poliamorosos y Swingers, Pasión a Mogollón.

En una sociedad en la que no hace falta estar junto a nadie con quien no quieras estar, solo por haberte casado, en la que es común, el adulterio y en la que los celos están “mal vistos”, vale la pena tener en cuenta, todas las nuevas alternativas para mantener y consolidar la pasión, ¿no te parece?.

Estas relaciones atípicas o no convencionales, nacen del valor, porque reconozcámoslo, hay que tener valor para proponerle a tu pareja (estable) tener sexo con otras personas, sin consecuencias, ni prejuicios, además, creo que es más complicado aún, sumar o restar a esta ecuación, los sentimientos.

Según he leído, lo normal, es que ante la propuesta de hacer un intercambio de parejas o incluir a un tercero en la relación, la sorpresa y el estupor sea la primera reacción, te inunda por completo y suelen plantearse seriamente terminar la relación – seguro, que muchos terminan ahí – pero también hay muchos – cada vez más – a las que la idea, termina por seducirles.

Poliamorosos y swingers, son parecidos pero muy diferentes, ambos términos describen a parejas consolidadas, que deciden incluir a otras personas en su vida sexual, siempre de forma consensuada por todos los participantes, pero también tienen grandes diferencias, para descubrirlas, tenemos que definir cada una de estas prácticas:

El Poliamor, significa tener una relación íntima, amorosa, sexual y duradera con más de una persona, de manera simultánea, con el pleno consentimiento y conocimiento de todos los amores involucrados. El individuo que se considera a sí mismo emocionalmente capaz de tales relaciones, se define como poliamoroso, también conocido como “poli”.

En estas relaciones, pueden convivir juntos todos los participantes o no, incluso puede haber sexo o no, pero la piedra angular es el sentimiento, el conocimiento y consentimiento de todos, algo parecido a aquello que se decía en broma de: “lo ideal es tener, un novio que te quiera, que sea buen amante, que te haga reír, que comparta tus gustos y que entre ellos, no se conozcan” bueno, imagina llevarlo a la realidad pero además entre todos se conocen y se quieren…

Mientras que (según la Wikipedia), los Swingers, “se refiere al comportamiento que reconoce y acepta la ampliación del horizonte sexual en pareja; incluye un amplio rango de actividades eróticas y sexuales realizadas entre tres o más personas.

Las actividades de los swingers incluyen: sexo con la pareja mientras un tercero o más personas observan; sexo con la pareja en la misma habitación o lugar en el que otras parejas “Swinger” se encuentran teniendo sexo; Besar, acariciar o practicar sexo oral con una tercera o cuarta persona (“intercambio light” o “soft swing”); penetración con alguna persona además de la pareja (intercambio completo o “full swap”)

La diferencia básica entre el poliamor y los swingers, son los sentimientos, los poliamorosos, se describen a sí mismos, como enamorados de todos los integrantes de la relación, amores diferentes, pero todos muy apreciados  entre ellos, mientras que los swingers buscan fuera de su pareja, sexo sin sentimientos, solo el placer y la diversión.

Como “un redescubrimiento de su sexualidad” o “una liberación de tu lado salvaje” suelen describirlo, estos amantes, que tienen a su disposición una amplia gama de prácticas sexuales con otras personas y una comunidad de participantes, bastante amplia.

En España existen más de medio centenar de locales de “ocio sexual alternativo” a los que acuden, homosexuales, bisexuales, trans, swingers, amantes del BDSM, entre otros, en la búsqueda de disfrutar a plenitud de su sexualidad.

La dinámica de estos locales, favorece el respeto por el espacio personal de los participantes, es la prioridad, se puede pensar, que tan solo con entrar, ya serás objetivo de acosadores o acosadoras, pero según se puede apreciar en blogs y redes sociales, nada más lejos de la realidad, cada persona es libre de disfrutar de su sexualidad pero manteniendo las normas grupales de respeto.

Si vas a asistir a uno de estos clubs, lo ideal es que hagas al menos una pequeña investigación en la red, a fines y efectos de este artículo, me ha gustado mucho el concepto de Golfxs con Principios, que realizan fiestas en Madrid y en Barcelona, de ellos, te comparto este extracto:

En las fiestas sucede… lo que nos apetece que suceda. Es tan posible tener sexo en la fiesta si te apetece, sin que te agobien haciendo corro alrededor, como quedarte en la barra tomando algo o charlando, sin que te insistan para que hagas algo. Nos gusta que haya espacio para todo lo que apetezca. La única norma es no agobiar… Hay fiestas abiertas para las que lo único que hace falta es cumplir el código y respetar las normas que se indiquen

Y si estás por Murcia, una opción puede ser Murcia Liberal, el local parece muy grande, bonito y adaptado para diferentes actividades. En ambos locales realizan fiestas temáticas a las que puedes asistir sin involucrarte sexualmente, solo por el placer de ver o aprender.

Para otras ciudades, basta con hacer una búsqueda en san google, como decía al comienzo, ya no hay tanto tabú al respecto, así que no tienes que buscar palabras, ni cosas raras, “fiestas swingers” y la zona que prefieras y ya está…

La decisión es tuya, si bien es verdad que estas “relaciones” siguen siendo tabú, las comunidades de sus integrantes cada vez son más numerosas, actualmente puedes organizarte con grupos de personas que compartan tus preferencias y con las que te sientas a gusto hablando y compartiendo experiencias.

Pero Recuerda, ante la promiscuidad, la precaución y la salud deben ser tu prioridad, utiliza toda la protección que puedas, condones, látex para sexo oral, incluso guantes para proteger heridas en las manos o la transferencia de fluidos, ya que aunque estas prácticas son realizadas por parejas normales y corrientes, en la variedad de parejas sexuales, es donde tenemos mayor probabilidad de contraer enfermedades de trasmisión sexual.

¿Conocías estás prácticas? ¿Conoces a un poliamoroso o a un swinger? ¿Te lo planteas? ¿Qué te parecen? Como siempre espero tus comentarios a ti en nuestro próximo viaje.

La Maquinista.

 

by LamaquinistaX

De Murcia para el Mundo

Déjame tus comentarios...