Qué Tan Heterosexual Eres

Qué Tan Heterosexual Eres

En muchas ocasiones he leído aquello de “todas las mujeres son un poco bisexuales” o que si “los bisexuales realmente son homosexuales que no se deciden”, incluso quien me afirma haber dudado de su “verdadera sexualidad” por algún motivo, pero parece que estas dudas no son nada nuevas, de hecho hay una tabla para medir, Qué Tan Heterosexual Eres.

El mundo de la sexualidad y/o la psicología humana no es binario, existen muchos matices entre el blanco y el negro, que nos convierten en únicos e irrepetibles, con nuestras similitudes, pero especiales.

En cuanto a nuestra orientación sexual, todo depende de qué tan flexible sea tu idea de la sexualidad, porque puede que te hayan surgido dudas del tipo, “¿qué me parezca atractivo alguien de mi mismo sexo significa que soy gay?” “haber tenido una experiencia gay me convierte irreversiblemente en gay” o qué te gusten ciertas tendencias sexuales, erróneamente “consideradas gay” (como la penetración anal) te hace homosexual.

Si es tu caso te gustará leer este artículo, porque resulta que no es nada nuevo, este tema discurría por alguna que otra mente inquieta en los años 40s cuando  el Biólogo Alfred Kinsey estableció que existían 7 grados de comportamientos sexuales, 6 de ellos iban desde el exclusivamente heterosexual hasta el exclusivamente homosexual y el séptimo que se lo dedicó a los asexuales.

Por si te preguntas en qué grado puedas estar situada… aquí te dejo el gráfico (gracias a la Wikipedia)

grados en la escala de heterosexualidad-homosexualidad

Cuando se realizó este estudio que llegó a concluir esta tabla, también sacaron estos interesantes resultados:

*El 11,6% de los varones blancos entre 20 y 35 años manifiestan un rango de 3 para este periodo de sus vidas. *El 7% de las mujeres solteras entre 20 y 35 años y el 4% de las casadas entre 20 y 30 años daban un rango de 3 para este período de sus vidas. Del 2 al 6% de las mujeres, entre 20 y 35 años, se colocaban en un grado de 5 Del 1 al 3% de las solteras entre 20 y 35 tenían un rango de 6. *Se definió, por ejemplo, que el 60% de los hombres y el 33% de las mujeres participaron al menos en una práctica homosexual manifiesta hasta los 16 años de edad. Wikipedia

Seguro que ésta es la explicación para los llamados “arrepentidos”, aquellos que probaron las mieles del mismo sexo pero que siguen siendo heteros, esos que nadie dice conocer y que los hay a montones, pero no suelen reconocerlo abiertamente por miedo a que “la gente” los incluya en ese limbo en el que no eres “ni chicha, ni limonada” o que no aceptas tu realidad y cosas por estilo.

Tópicos que son tristemente habituales incluso en el mundo gay (donde se suele esperar más tolerancia hacia todas las preferencias). Aún así es normal ya que estos razonamientos responden a la falta de conocimientos y a la incapacidad de reconocer las capacidades flexibles de la condición humana, sobre todo en lo que a “otros” se refiere, posiblemente porque juzgar a los demás siempre es más fácil.

Yo pienso que hoy podemos leer un libro de medicina natural por ejemplo, mañana un recetario y otro día vernos cocinando divinamente mientras nos auto recetamos pero esto no nos convierte ni en médicos ni en cocineros, ¿verdad?.

No somos lo que estudiamos, ni lo que probamos, ni siquiera lo que decimos, ¡somos lo que hacemos! Y no hay mejor ejemplo de esto que algo que me dijo un buen amigo hace años “tras 5 años estudiando filosofía, te gradúas en filosofía pero eso no te convierte en filósofo”.

Afortunadamente vivimos en una época que vislumbra un poco más de apertura mental, en la que somos capaces de comprender, incluso aceptar “la existencia” de muchas variaciones sexuales, filosofías de vida y formas de ver o sentir el amor. O al menos tenemos la posibilidad de luchar porque se respete nuestra decisión, ¿no?.

Ojalá que llegue el día en el que no tengas que preocuparte por el “juicio popular”, en el que seamos capaces de amar y ser amados por quién y cómo sea, siempre que sea por voluntad propia de todas las partes y respeto mutuo, al fin y al cabo de eso va el amor… ¿no crees?

Ahora sabes que puedes tener experiencias homosexuales sin serlo y que puedes continuar considerándote heterosexual sin el remordimiento de pensar que “haz cometido un error” porque la orientación de tu sexualidad la decides tú, incluyendo tus deseos, tus preferencias pero tú, no los demás…

Y tú, ¿Qué tan Heterosexual Eres?, ¿Qué crees que concluiría un estudio de este tipo en la actualidad?, ¿conocías esta tabla? Como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro próximo viaje por los sentidos.

by LamaquinistaX

De Murcia para el Mundo

Déjame tus comentarios...