En el Feminismo Cabemos Todas

En el Feminismo Cabemos Todas

Hace mucho tiempo que leo sobre el feminismo y lo que es más difícil, que intento cambiar mis pensamientos y mis acciones encaminados en este sentido, porque el feminismo no es solo una teoría sino una forma de ver la vida, pero el problema surge cuando cada quien quiere “expresar” su perspectiva sobre ello, el cómo debemos ser al sentirnos feministas, parece que hay quien duda que En el Feminismo Cabemos Todas.

Que si eres musulmana, que si tienes hijos y dejas tu trabajo para cuidar de ellos, que si te prostituyes (por voluntad propia), que si tu deseo es ser ama de casa… pues, ya no eres feminista. Pero éstas son solo unas pocas, entre tantas “restricciones” que nos autoimponemos como mujeres a la hora de hablar de igualdad, parece contradictorio, ¿no crees?.

Parece que hay personas (hombres y también mujeres) que consideran que para ser feminista hay que trabajar (si es un trabajo considerado de “hombres”, mejor), tener muchas amigas, dejar a los hombres en un segundo plano y no depender ni necesitar de nada, ni nadie…

Cuando realmente este pensamiento nos devuelve a la soledad, a ese estado del que partimos, cuando eran otros los que decidían lo que teníamos que hacer o pensar, es de ahí de donde queremos salir, por esto hoy te traigo un refrescamiento sobre lo que es el feminismo y también un poquito de mi concepción (que es perfectamente debatible), esperando que nos ayude a salir de esta absurda confrontación.

El feminismo es una línea de pensamiento que aunque ciertamente trascurrió a través de una época en la que se buscaba solo la liberación de la mujer de la opresión social por el hombre, cosa que al parecer al menos un poco superada (en algunos países claro), y en la actualidad a desembocado en un ideal que persigue la igualdad entre hombres y mujeres, buscamos la posibilidad de que entendernos en igualdad de condiciones.

Pero una extraña tendencia del pensamiento humano, ha llevado a pensar que debemos igualarnos hacia lo malo, es decir, el típico “no llores que eres un hombre” (entre otros clichés negativos) que ahora queremos adoptar las mujeres, cuando realmente deberíamos buscar adoptar lo mejor de cada género para igualarnos en positivo, no en lo negativo.

Por qué íbamos todos a querer ser menos emotivos, expresivos, comunicativos, creativos o románticos, si es eso lo que nos humaniza, lo que nos ayuda a empatizar y ser mejores personas, por qué querrían algunos hombres bajarse el sueldo para solidarizarse con las mujeres cuando deberíamos todos tener sueldos más altos y acordes a nuestra labor, por qué querríamos abandonar las labores familiares, espirituales o sociales en favor de nuestra vida profesional como históricamente lo han hecho los hombres, cuando podríamos tratar, todos, de conciliar.

El feminismo no pretende arrastrarnos a todos a una cadena de montaje, sino que todos podamos tener la libertad de elegir lo que hacemos, decimos y pensamos, siempre y cuando nuestra libertad no vulnere los derechos de los demás, como siempre digo en este espacio, lo ideal, es alcanzar el equilibrio.

Que los hombres puedan llorar, criar a los hijos, destacar en áreas hasta ahora dedicadas a las mujeres y viceversa, que finalmente podamos ver a las personas como lo que somos… solo personas, no evaluarlas o juzgarlas por su color, raza, aspecto o género.

O es que las experiencia no nos ha demostrado que las mujeres pueden ser líderes autoritarias y sin aparentes sentimientos, así como los hombres pueden ser extremadamente sensibles y frágiles, todo eso que pensábamos creer sobre cómo debe ser una mujer solo por el hecho de serlo o un hombre, está cambiando, hagamos que sea para mejor.

Creo que no debemos intentar de darle lecciones de moral a esas mujeres cuya decisión propia y libre les lleva a ser felices, aunque no compartamos su forma de ser feliz, porque da igual, a qué religión pertenezcas, con quién decidas emparejarte, si trabajas dentro o fuera de casa, por quienes pienso que debemos preocuparnos es por esa inmensa cantidad de mujeres que no tienen elección, por esas que continúan siendo obligadas a ser o hacer cosas que no quieren.

En nombre de esas mujeres que aún hoy continúan oprimidas, por ellas tenemos que luchar, para que sean quienes sean sus opresores, consigan ser neutralizados y para que ellas, aún después de sus malas experiencias, consigan encontrar la paz y la felicidad que merecen, porque de eso trata la vida, no de tener más poder o dinero, sino de conseguir ser feliz, ¿no crees?. Como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro viaje por los sentidos.

Feministas Inadvertidos

Feminism is cool

Seguro que conoces el proverbio Chino que dice “el aleteo de las alas de una mariposa, se puede sentir al otro lado del mundo”, particularmente siempre he creído en esto, basta con pensar un poco para darnos cuenta que son los pequeños detalles, los que extraña y maravillosamente, cambian nuestras vidas.

Resulta complicado ser conscientes de lo mucho que podemos llegar a cambiar la vida de otras personas, independientemente de nuestra personalidad u oficio, si les ves con más o menos frecuencia, porque solo necesitamos una palabra, una mirada o acción para encender la chispa del cambio, así que cabe pensar que entre todas esas personas con las que has compartido, alguna o a muchas les hayas hecho pensar y haya surgido el cambio.

Es extraño descubrir en qué piensan los otros cuando se acuerdan de ti, puede que en cosas vanas, sencillas o en esos pequeños detalles que nos hacen únicos y llega un momento en el que nos damos cuenta que, sin saberlo, ni planificarlo hemos dejado huella, incluso puede también seamos unos feministas inadvertidos.

Hace ya algún tiempo que esta rodando por las redes sociales el vídeo del discurso de Enma Watson, si te preguntas: ¿y esa quién es?, es posible que te sea más fácil reconocerla como la niña de Harry Potter (Hermione), pues convertida en una mujer, ha sido nombrada embajadora de buena voluntad por las Naciones Unidas y ha decidido formar parte de una campaña que promueve el feminismo, llamada heforshe.

Después de ver  este discurso hay muchas puntos que me parecen interesantes, dignos de compartir y comentar, ejemplo:

1.- Aunque ya lo he comentado alguna vez, parece que nunca son suficientes las explicaciones sobre ¿Qué es el feminismo?: ella lo comenta y es una realidad lamentable que yo también he vivido… Cuando hablamos de feminismo muchos lo asocian con una postura extremista, que ignora y/o desprecia a los hombres, que considera a las mujeres como seres superiores pero nada más lejos de esa de la realidad, según la wikipedia el feminismo “es un conjunto heterogéneo de ideologías y de movimientos políticos, culturales y económicos que tienen como objetivo la igualdad de derechos entre varones y mujeres, así como cuestionar la dominación y la violencia de los hombres sobre las mujeres y la asignación de roles sociales según el género”.

En ningún sitio dice que ya no necesitaremos a los hombres, ni que son menos, ni que les odiamos… Aunque reconozco que también hay movimientos de feministas radicales pero los extremistas no pueden nunca dar definición a una forma de pensar, ¿no crees?.

2.- Según comenta Watson no hay ningún país en el Mundo que sea capaz de garantizar la verdadera igualdad de posibilidades de ambos géneros… Triste pero cierto, ya sea por los salarios, por la preponderancia de un género u otro a la hora de criar o por su presencia en los cargos de poder en empresas o administraciones públicas, son muchos los campos en los que podemos ver la desigualdad.

3.- Los embajadores inadvertidos del feminismo: son aquellas personas capaces de crear o impulsar individuos integrales, mujeres que sean capaces de superar las barreras del género, los techos de cristal y hombres que no necesitan imponerse para sentirse superiores, ciudadanos capaces de crecer por la humanidad en su conjunto y no separada por genitales con los que nacimos o por lo que hacemos con ellos.

Pero las mujeres no somos las únicas beneficiadas por esta ideología, respecto a los hombres, estamos acostumbrados a escuchar hablar sobre ellos con palabras como “la dominancia” “el machismo” o “el patriarcado” y aunque no podemos negar que estas ideas existen también hay muchos hombres que también sufren la frustración de la desigualdad.

Seguro que a ti también te pasó, que de pequeña, si papá estaba, o no, en casa daba un poco igual porque “lo importante” en la crianza de los niños era labor de las madres, los padres eran más bien un buen accesorio, incluso hoy en día la labor paterna está peor valorada sin más motivo que la desigualdad de género.

O la truculenta estadística que se menciona en el vídeo de que en el Reino Unido los suicidios superan la cantidad de muertes por enfermedades coronarias, accidentes de tráfico o cáncer en los hombres, simplemente porque la expresión de las emociones es cosa “solo de chicas” o porque buscar ayuda “no es cosa de hombres”, esto sin contar con todos los otros problemas físicos que acarrea retener tensiones psicológicas y/o emocionales, que no están cuantificados en las estadísticas.

4.- No podemos olvidar la gran presión masculina por la superación, que en ocasiones les impulsa a perder todo sentido de humanidad, solo por generar más beneficios, por ser superiores a otros hombres, quizás el día en el que todo este derroche de superioridad ya no sea necesario, muchas mujeres ya no sientan la necesidad de ser sumisas y entre todos podamos conseguir progresos a largo plazo para la humanidad y no sólo para unos pocos.

5.- No cabe duda, no podemos luchar contra la trata de blancas, la ablación, la esclavitud, los matrimonios de conveniencia o las condiciones de trabajo en desventaja de las mujeres, sin los hombres, lo importante no es si me leen mil o 20 mil personas, lo importante es conseguir que mensajes como éste lleguen a la mayor cantidad de personas posibles y que entre todos consigamos un mundo más justo, sin importar los genitales.

Puede que no te haya gustado mi forma de plantear el tema, o de redactarlo, pero si te sientes identificado con esto, por favor compartelo, la información es el arma más potente que tenemos contra la ignorancia y las antiguas costumbres que nos mantienen separados y enfrentados a hombres y mujeres, también te dejo a mano el link del vídeo completo de la intervención de Enma Watson en las Naciones Unidas, subtitulado en español.

Si quieres formar parte más activa del movimiento “sheforhe” inscribite en su página que también está en español y si quieres estar atentos a nuestros artículos, no dudes en suscribirte, como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro próximo viaje por los sentidos.

La Maquinista.

Imagen: vía Pinterest

Arte Feminista, Haciendo de la Igualdad una Realidad

Ana Belen El Feminismo, es la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres, aunque ya lo ha haya comentado en otros artículos, me gusta repetirlo, porque creo que todavía hay mucha confusión al respecto, hay quién cree que es la lucha por la supremacía ante el hombre pero eso es Hembrismo, que existe pero no en el Tren de los Sentidos… por esto hoy te traigo Arte Feminista, Haciendo de la Igualdad una Realidad.

Supongo que son muchos los artistas que dotan sus obras de conceptos feministas y aportan su granito de arena en esta lucha pero voy a centrar este artículo en tres mujeres excepcionales que están dejando una huella virtual muy acusada y que con su creatividad están consiguiendo llegar muy lejos.

Tatyana Fazlalizadeh, es una pintora e ilustradora de Brooklyn, que un día se dio cuenta que no le gustaban los piropos malintencionados y que podía hacer algo para remediarlo, “Stop Telling Women to Smile” o Dejar de Decirle a las Mujeres que Sonrían, es un proyecto protesta que pretende llegar directamente a esos hombres que pueden llegar a hacernos sentir incomodas. Tatyana “Stop Telling Women to Smile” Tatyana comenzó en 2.012 a colocar en las calles carteles con fotografías de mujeres con caras intimidatorias y mensajes como “no soy tu princesa” o “las críticas sobre mi cuerpo no son bienvenidas” y muchas más, imagino que dependiendo de “los piropos” que hayas recibido por la calle estarás más a favor en contra pero recuerda ponerte en situación.

Los comentarios que muchas veces se vierten sobre las mujeres que van solas y parecen indefensas por la calle en zonas más bien inseguras pueden resultar crueles o muy intimidatorios y lo más importante, en todos los casos sean positivos o negativos, ocurren por la impunidad, es decir cualquiera en la calle, puede decirte lo que quiera solo porque eres mujer y no puedes hacer nada y eso es algo por lo que vale la pena luchar, de hecho Tatyana está consiguiendo que su arte se replique en otros países. Tatyana2

Tatyana3

Tatyana

En Brasil tenemos a Carol Rossetti, diseñadora e ilustradora está generando una serie de dibujos con mensajes positivos para las mujeres y está teniendo tanto éxito que gente de diferentes países se ofrecen voluntarias a traducir sus mensajes para que puedan llegar a más personas. Mensajes positivos como “Jane, escuchó de varias personas que se vería mejor si adelgazara… Jane, tu belleza y tu amor propio no son medidos en Kg. (Y es probable que quien te dice eso sería más bonito si hablara menos)”

Todas las personas tenemos nuestros miedo y complejos por eso siempre es bueno tener a mano argumentos positivos para rebatir incluso a nosotras mismas todos esos comentarios o pensamientos que nos impiden crecer, todos merecemos ser más felices y menos escrutados.

carol-three

Carol 4

Carol 3

Carol 2

Carol 1

Y finalmente una española, Ana Belén Rivero, también es ilustradora y ha creado un personaje llamado “Coño” con el viven variadas aventuras, utiliza el humor y el sarcasmo para visualizar algunos temas difíciles como el aborto, la crisis del país o el síndrome premenstrual, hace muy poco tiempo sacó a la venta su primer libro ilustrado, “Somos pobres en euros pero ricos en pelos de Coño” que consiguió gracias a la colaboración de sus seguidores a través de un crowfunding, sin embargo puedes encontrar parte de su obra en su blog o en las redes sociales. Ana Belen4 Ana Belen3

Ana Belen2

Ana Belen1

Tres mujeres sobresalientes que aportan su granito de arena para hacer de este mundo un lugar mejor y más igualitario, ¿Con cuál de estas causas te solidarizas? ¿Las conocías? ¿Y tú? ¿Qué crees que podrías hacer para convertir la igualdad en una realidad?, ya sabes, si te han gustado, compártelo y si no quieres perderte nada de lo que ocurre en La Maquinista X, suscríbete, yo como siempre espero tus respuestas y a ti en nuestro próximo viaje.

La Maquinista.

De la Supremacía Masculina al Complejo Femenino y la Paz del Mundo

Charlie Brown Feministas al Poder

Esta semana participé como es costumbre, en agradables encuentros con nuevos contactos, proveedores, clientes y personas en general… en este caso emprendedor@s, con ideas muy variopintas y prometedoras. Como ya es “normal”, al conocer la naturaleza de mi trabajo surgen temas sexuales varios, y digo normal porque lo es, somos seres lúdicos, crecemos y aprendemos jugando, de adultos necesitamos tiempo para dejar fluir ese lado juguetón y la sexualidad es el juguete preferido de los adultos, haciéndolo pero también hablando de él, disfrutamos y que mejor momento para hablar de sexo que cuando te consigues con la dueña de un sexshop, ¿eh?.

Lo cierto es que durante una de estas conversaciones, que ya se había encaminado hacia la lucha de sexos, un hombre -no con estas palabras pero- me decía que la cuestión en muchos casos no tiene nada que ver con la supuesta supremacía del hombre en la sociedad sino que estamos predispuestas al menosprecio, se refería a por ejemplo aquellas mujeres que se quejan de estar insatisfechas pero que tampoco llegan a conocerse la suficiente como para indicarles a sus parejas lo que deben hacer, o al quedarse inmóviles ante un acto sexual que nos les provee ninguna satisfacción mientras desean que pase pronto porque están casadas o cansadas… y me dejó pensando… ¿será verdad que esto todavía pasa? ¿Pasará a menudo? ¿y por qué?

Después de mucho pensar he visto que este tópico podríamos trasladarlo a otros campos, ¿será verdad que no estamos defendiendo nuestros derechos? Por ejemplo, los laborales… ¿Por qué no tenemos una representación en los sindicatos? Y si la tenemos, ¿Qué hacen que no defienden todas las injusticias que les hacen a las mujeres solo por serlo? ¿Por qué todas no nos sentimos tan (o más) orgullosas de nuestros orgasmos como los hombres de sus eyaculaciones? ¿De verdad estamos allí recostadas esperando que todo pase?

Y como siempre he decidido dejar de pensar y actuar… porque desde La Maquinista X, queremos conseguir eso precisamente… reivindicar, luchar por el orgullo de ser mujer, de tener una sexualidad sana, de ser y sentirnos en igualdad con los hombres, no más, pero tampoco menos… la cuestión no es solo ofrecerte un juguete erótico, es recordarte la importancia que tiene conquistar nuestro propio cuerpo, mejorando nuestra sexualidad y nuestra salud y reconciliando el romanticismo con el placer de la piel, porque un orgasmo no es un derecho vedado solo para las actrices porno y otras suertudas, todas tenemos derecho, incluso la obligación de disfrutar de nuestra sexualidad y con ello mejorar nuestra salud física y mental.

En este sentido quiero aportar un par de datos que he leído esta semana y quiero transmitírtelos para que, sin milagros… sin grandes cambios, pero poco a poco y entre todas podamos ir desenmascarando todas las etiquetas que nos hemos impuesto como sociedad y consigamos así una nueva generación de personas más felices, y responsables con el mundo y con la sociedad:

  1. No es verdad que el masculino sea el sexo fuerte, según  “Un estudio realizado por científicos del Hospital Infantil de Philadelphia (EE.UU.) ha comprobado que los niños y adolescentes varones son más propensos a padecer enfermedades y morir a causa de estas, que las mujeres. En todas las edades, los varones eran 1,44 veces más propensos a morir que las mujeres. Además, tenían más riesgo de fallecer que ellas en 17 de 19 enfermedades.” Y mil ocasiones más que demuestran el coraje de la mujer frente al hombre.
  2. Los hombres “sólo tenemos un cromosoma X y eso nos hace más débiles. Las mujeres tenéis una fortaleza que el hombre no tiene. El hombre es el sexo débil, es una cuestión metabólica, de cómo funciona y está organizado el cuerpo” Gerald Hüther, doctor en Ciencias Naturales y Medicina; ha estudiado al hombre y su cerebro.
  3. El femenino es el único cuerpo humano provisto de un órgano cuya única función es nuestro placer, ¿Por qué somos las que históricamente nos sentimos utilizadas en el sexo? (para los que no caen aún… hablo del clítoris) ;-)

Y si lo tenemos todo, ¿Por qué nos siguen llamando el sexo débil?  ¿qué es lo que falta? Yo diría que convicción, no como mujer sino como género, recuerda que la unión hace la fuerza… ¿cuantas logias  de mujeres conoces? ¿A cuántos equipos de mujeres apoyas? Tenemos que encontrar algo que nos aglutine, pero con líderes que sean capaces de demostrar que no queremos obtener nuevos reinados de poderío sino unificar la raza humana para generar un mundo mejor…

La idea no es menospreciar al hombre sino conseguir que nadie se sienta estigmatizado por el genero al que pertenece, actualmente gozamos de muchas herramientas para hacer valer nuestros derechos, aunque a veces nos falte garra para utilizarlas, no quiero despedirme sin dejarte con una frase que con frecuencia acuña alguien que a mi parecer es muy sabio, “todo inclina pero nada obliga” así que no refuerces más las tonterías de la supremacía masculina y conviértete en la o el feminista fuerte y decidid@ que consigue todo lo que se propone.

Es posible que durante la redacción de este artículo haya explorado mi vena luchadora… pero esto es lo que pasa cuando te pones a pensar… que la mente va a lo suyo y descubres que lo que realmente quieres en un mundo mejor.

Me encantaría leer tus comentarios y recordar que mis reflexiones no caen en saco roto, aunque también me alegra mucho cuando crees que alguno de estos artículos es ideal para compartir o cuando al final te suscribes. Te espero en nuestro próximo viaje.

La Maquinista.

La Súper Valentina y las Feministas

La Súper Valentina y las Feministas

–          Feminista ¿yo? Que va… yo tengo marido…

–          Yo soy feminista, no necesito un hombre para nada…

Afirmaciones como estas, lamentablemente cada vez son más comunes entre algunas personas… la verdad parece que tenemos un “desfase” por llamarlo de alguna manera con este término “El Feminismo”, si te pregunto, ¿crees en las relaciones de pareja sanas?, En que los celos no son amor, en que la función de una pareja es ser tu compañero, no tu dueño, ni tus ojos, manos o piernas y que la autorrealización de dos personas en pareja es posible y que “tanto monta, monta tanto Isabel como Fernando” pues resulta que sí, que eres feminista, seas hombre o mujer.

Y es que el Feminismo, solo pretende la igualdad entre hombre y mujeres, la cooperación entre ambos sexos para un bien común, en similitud de condiciones, pero se suele confundir con el hembrismo que según la Real Academia “es la actitud de prepotencia de las mujeres respecto a los hombres”

Esta semana he estado leyendo mucho sobre impresiones del pasado San Valentín, desde nuevos y enrevesados estudios sobre el amor, de los que te hablaré en próximos artículos para que te rías un poco, causas o consecuencias de enamorarse, hasta unas cuantas campañas y protestas, pero ha llamado mi atención este tema del que quiero hablarte hoy… La Súper Valentina

Super Valentina

En la federación de Mujeres Jóvenes, con motivo de San Valentín y como parte de una campaña para prevenir la violencia de género en la juventud, han creado La Súper valentina, un comic, (muy bien conseguido) que pretende trasmitir un mensaje de igualdad y de “sentido común” en las relaciones de pareja, tal y como lo expresan ellas:

_“Queremos contrarrestar mensajes como “el amor lo puede todo”, “quien bien te quiere te hará sufrir” o conceptos como “la media naranja” que llevan a relaciones de pareja no sanas o con violencia de género y pretendemos no sólo combatir estas “trampas del amor romántico”, sino difundir entre las personas jóvenes ideas de amor más sanas e igualitarias.”_

El amor, debe ser una herramienta que te permita crecer como persona, una vía que te lleve a compartir la vida con aquella persona que sea afín a ti, que te haga feliz y a la que tú puedas devolverle todos esos sentimientos sin cuartar otros espacios de su vida y no una pantalla en la que tengas que demostrarle al mundo que eres feliz aunque estés todo el día discutiendo o simplemente no siendo tu misma… sin duda La Súper Valentina es una buena iniciativa.

El problema más difícil de atajar, en mi opinión, sin duda es el educar con criterios de análisis y en la búsqueda del equilibrio, siempre tendremos “extraños modelos” de imagen y/o comportamiento… a los que seguir, admirar o repudiar, lo importante es saber que con trabajo, respeto, esfuerzo, equilibrio y sentido común se pueden construir ídolos sanos, incluso desde imágenes distorsionadas… que aporten valor a nuestra vida, en vez de generarnos conflictos internos, porque parte importante del mensaje está en quién lo recibe y su interpretación ¿no lo crees?

Para finalizar te dejo con este valioso mensaje de la federación de Mujeres Jóvenes en su campaña “Grábatelo”, que puedes leer más extensamente aquí:

“Si te sientes mal, algo va mal” “Los celos no son amor, son celos”

We Can Do it. Vía Pinterest

We Can Do it. Vía Pinterest

¿Y tú? ¿Eres feminista? ¿Qué te parece la Súper Valentina? Espero tus comentarios… si te ha gustado el artículo, compártelo, recuerda que puedes seguirnos en las redes sociales, en Facebook o en Twitter. Como siempre te espero en nuestro próximo viaje.

La Maquinista.