En el Feminismo Cabemos Todas

En el Feminismo Cabemos Todas

Hace mucho tiempo que leo sobre el feminismo y lo que es más difícil, que intento cambiar mis pensamientos y mis acciones encaminados en este sentido, porque el feminismo no es solo una teoría sino una forma de ver la vida, pero el problema surge cuando cada quien quiere “expresar” su perspectiva sobre ello, el cómo debemos ser al sentirnos feministas, parece que hay quien duda que En el Feminismo Cabemos Todas.

Que si eres musulmana, que si tienes hijos y dejas tu trabajo para cuidar de ellos, que si te prostituyes (por voluntad propia), que si tu deseo es ser ama de casa… pues, ya no eres feminista. Pero éstas son solo unas pocas, entre tantas “restricciones” que nos autoimponemos como mujeres a la hora de hablar de igualdad, parece contradictorio, ¿no crees?.

Parece que hay personas (hombres y también mujeres) que consideran que para ser feminista hay que trabajar (si es un trabajo considerado de “hombres”, mejor), tener muchas amigas, dejar a los hombres en un segundo plano y no depender ni necesitar de nada, ni nadie…

Cuando realmente este pensamiento nos devuelve a la soledad, a ese estado del que partimos, cuando eran otros los que decidían lo que teníamos que hacer o pensar, es de ahí de donde queremos salir, por esto hoy te traigo un refrescamiento sobre lo que es el feminismo y también un poquito de mi concepción (que es perfectamente debatible), esperando que nos ayude a salir de esta absurda confrontación.

El feminismo es una línea de pensamiento que aunque ciertamente trascurrió a través de una época en la que se buscaba solo la liberación de la mujer de la opresión social por el hombre, cosa que al parecer al menos un poco superada (en algunos países claro), y en la actualidad a desembocado en un ideal que persigue la igualdad entre hombres y mujeres, buscamos la posibilidad de que entendernos en igualdad de condiciones.

Pero una extraña tendencia del pensamiento humano, ha llevado a pensar que debemos igualarnos hacia lo malo, es decir, el típico “no llores que eres un hombre” (entre otros clichés negativos) que ahora queremos adoptar las mujeres, cuando realmente deberíamos buscar adoptar lo mejor de cada género para igualarnos en positivo, no en lo negativo.

Por qué íbamos todos a querer ser menos emotivos, expresivos, comunicativos, creativos o románticos, si es eso lo que nos humaniza, lo que nos ayuda a empatizar y ser mejores personas, por qué querrían algunos hombres bajarse el sueldo para solidarizarse con las mujeres cuando deberíamos todos tener sueldos más altos y acordes a nuestra labor, por qué querríamos abandonar las labores familiares, espirituales o sociales en favor de nuestra vida profesional como históricamente lo han hecho los hombres, cuando podríamos tratar, todos, de conciliar.

El feminismo no pretende arrastrarnos a todos a una cadena de montaje, sino que todos podamos tener la libertad de elegir lo que hacemos, decimos y pensamos, siempre y cuando nuestra libertad no vulnere los derechos de los demás, como siempre digo en este espacio, lo ideal, es alcanzar el equilibrio.

Que los hombres puedan llorar, criar a los hijos, destacar en áreas hasta ahora dedicadas a las mujeres y viceversa, que finalmente podamos ver a las personas como lo que somos… solo personas, no evaluarlas o juzgarlas por su color, raza, aspecto o género.

O es que las experiencia no nos ha demostrado que las mujeres pueden ser líderes autoritarias y sin aparentes sentimientos, así como los hombres pueden ser extremadamente sensibles y frágiles, todo eso que pensábamos creer sobre cómo debe ser una mujer solo por el hecho de serlo o un hombre, está cambiando, hagamos que sea para mejor.

Creo que no debemos intentar de darle lecciones de moral a esas mujeres cuya decisión propia y libre les lleva a ser felices, aunque no compartamos su forma de ser feliz, porque da igual, a qué religión pertenezcas, con quién decidas emparejarte, si trabajas dentro o fuera de casa, por quienes pienso que debemos preocuparnos es por esa inmensa cantidad de mujeres que no tienen elección, por esas que continúan siendo obligadas a ser o hacer cosas que no quieren.

En nombre de esas mujeres que aún hoy continúan oprimidas, por ellas tenemos que luchar, para que sean quienes sean sus opresores, consigan ser neutralizados y para que ellas, aún después de sus malas experiencias, consigan encontrar la paz y la felicidad que merecen, porque de eso trata la vida, no de tener más poder o dinero, sino de conseguir ser feliz, ¿no crees?. Como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro viaje por los sentidos.

La Desdicha de los Guapos

La Desdicha de los Guapos

Independientemente de nuestras preferencias personales, todos sabemos reconocer la belleza en ciertos cánones físicos, algunos impuestos, otros tangibles ante cualquier ojo inexperto pero será verdad aquello de que la suerte del feo, el guapo la desea, hoy te traigo un pequeño estudio que demuestra aquello que la sabiduría popular ya refiere desde hace mucho, hablamos sobre La Desdicha de los Guapos.

No sé a ti, pero creo que solo hace falta darle un vistazo a las redes sociales pero darse cuenta que todas aquellas personas atractivas que conocemos son las que cuentan con una vida amorosa más cambiante, pero claro, como en las redes todo lo hacemos parecer bonito, puede parecer que son solo decisiones de los guapos, que están fuera de nuestro entendimiento… y si no fuese así… y si lo que ocurre es que gracias a su “guapura” les cuesta más mantener relaciones estables ¿Te lo habías planteado alguna vez?

Quizás este articulo pueda darte un poco de luz al respecto ya que el estudio en cuestión se hizo en la Universidad de Harvard y afirma que las personas físicamente atractivas tienden a tener relaciones menos duraderas que la media, ya que esa belleza les ofrece más opciones a la hora de conseguir otra relación, lo que hace que sea innecesario proteger la actual.

Este estudio que se realizó analizando los resultados de 4 estudios diferentes, en los que se tuvo en cuenta tanto información documental como experimental.

Tras un análisis “lo más objetivo” posible de anuarios de los años 70 y 80, en los que se extrajeron como objeto de estudio a los más guapos, se investigó sobre su estado sentimental actual a través de las diferentes redes sociales y se observó que en la actualidad estaban “en su gran mayoría” solteros o divorciados.

Para el segundo se utilizó información de la actualidad, observando que el patrón continuaba cuando se analizaban diferentes personalidades de la farándula con edades alrededor de los 30 años, obteniendo los mismos resultados.

Para el tercer estudio se estudiaron 130 personas, la mitad mantenían relaciones estables y la otra no, todos debían evaluar la belleza de personas del sexo opuesto, con lo que concluyeron que las personas solteras cuentan con lo que podríamos describir como un radar más sensible para encontrar y juzgar la belleza de otras personas que aquellos que tenía una pareja estable.

Básicamente es la explicación de por qué las persona casadas, parecen estar más despistados para avistar personas guapas o no te a pasado que estás con tu amiga casada y le dices “has visto aquel buenorro” y por lo general la respuesta es “¿cuál?”, esto se debe al conocido como sesgo protector, que es como una especie de ceguera selectiva que te mantiene alejado de la tentación, sesgo con el que no cuentan los solteros, pero tampoco los guapos, quienes parece que siempre están a la caza de nuevos horizontes.

El último estudio analizaba la autopercepción de nuestra belleza, para ello debía evaluarse tras haber visto un grupo de foto extraídas aleatoriamente de google, pero los resultados variaban entre las personas a la que les mostraban las fotos encontradas en “personas atractivas” o “personas poco agraciadas”.

Este estudio determinó un par de cosas interesantes,  como que si estás rodeado de personas menos agraciadas que tú, te sentirás más guapa que de costumbre, o viceversa y una vez has fijada tu “identidad” por así llamarlo, tenderás a calificar a personas del sexo opuesto con mayor o menor dureza, la segunda es que si no nos sentimos a gusto con nuestra imagen nos será más difícil conquistar a una persona guapa.

Finalmente, entre las conclusiones de los científicos, afirman que a las personas guapas les es más complejo mantener relaciones a largo plazo, ya que al tener más opciones, les es más difícil enfrentarse a las diferentes amenazas que pueden afectar una relación sin pensar que es más fácil comenzar una nueva.

Puede que estés en el grupo de los menos agraciados y ahora estás sintiendo ese airecito que entra cuando sabes que no todo es color de rosa para los “perfectos” pero te tengo malas noticias, porque aunque las relaciones de los guapos no estén hechas para durar, al parecer ellos tampoco asumen una ruptura como el resto, ya que al tener mucho donde escoger, suelen superar las rupturas con mayor facilidad.

Además, también está más que documentado el llamado “plus de la belleza” que es un fenómeno que explica el por qué las personas más bellas no solo tienen más atención del resto sino que además consiguen ganar más dinero que la media y  ascienden con mayor facilidad en el trabajo.

La verdadera buena noticia es que entre los “bellos” también podemos incluir a los “atractivos” y está ultima es una cualidad que se aprende, se cultiva y todos podemos hacerlo, solo necesitamos creer en nosotros mismos, ¿qué te parece? ¿Te consideras en el grupo de las guapas o de las “majas”?  ¿Crees que este estudio se adapta a tu realidad? ¿Conoces algún guapo con poca suerte en el amor?. Como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro próximo viaje por los sentidos.

Dios es Amor

Dios es Amor

Estamos en plena Semana Santa y para muchos es momento de recogimiento, en las que muchas religiones, entre ellas la católica, disfrutan del momento álgido del sentimiento religiosos, la buena noticia es que para regocijo de muchos, cada vez son más los que consideran que aunque sean unas fechas de oración y meditación, no tienen por qué estar reñido con una vida sexual plena y feliz, ya que al fin y al cabo Dios es Amor, ¿no?.

Sin ánimo de entrar en una polémica religiosa, cada uno tiene derecho a disfrutar de estas fechas como considere oportuno, ya hablaba hace algunos artículos atrás, sobre el ayuno sexual, que puede ser una muy buena opción, ya que resulta muy favorecedor para muchas parejas.

También puedes aprovechar para compartir un poco contigo mismo, redescubrirte, o compartir con la familia, pero si lo que prefieres es utilizar estos días “libres” en disfrutar de tu vida sexual a tope, pues hazlo, al fin y al cabo, el sexo también es una expresión de amor y Dios es Amor.

Si quieres algunas ideas para disfrutar de una Semana Santa llena de mucho amor, ten en cuenta los siguientes consejos:

Reflexión:

Es una propuesta incluso bíblica, pero adaptada a lo que nos atañe, puedes dedicarte un tiempo a descubrir cómo te sientes con tu vida sexual y amorosa actual, y cómo puedes hacer para mejorarla, ¿una escapada romántica? ¿Una charla concienzuda? ¿Dedicarle más tiempo de calidad a tu pareja? ¿Disfrutar con nuevas experiencias? Lo que se te ocurra, todo con tal de mejorar, y espacio para la mejora siempre hay, solo tenemos que dedicarle el tiempo que merece.

Date tiempo de enamorarte de ti mismo, puede parecer un poco egoísta pero realmente es lo primero que debemos hacer antes de pensar en los demás, solventar nuestros dilemas, los complejos personales, descubrir todo lo bueno que tenemos para ofrecer y separarlo de nuestro lado oscuro para poder dar sentimientos y acciones de calidad.

Preliminares:

Ya que para muchos, el sentimiento religioso es incompatible con la pasión, es valioso recordar que ser romántico, no  necesariamente quiere decir, llegar al ámbito sexual, a menudo un beso, unas palabras de complicidad, miradas, carisias, etc, pueden ser un buen aliciente para una pareja que se quiere y una buena estrategia para ir más allá, si eso es lo que prefieres.

Comunicación:

Es realmente muy valioso en cualquier ámbito de la vida, pero ya que estamos en momentos de reflexión, verbalizar aquello que queremos o esperamos mejorar es muy acertado, ya sea para hacer hincapié en nuestra vida sexual, la afectiva, familiar o de todo en general, este podría ser un momento oportuno.

Es difícil hablar de nuestros deseos en general y de los sexuales aún más pero es importante porque lo que “es normal” en el ámbito sexual para algunos, no siempre es lo mismo para todos, por esto es que la mayoría de las personas aplazan esta conversación ya que piensan “si no lo ha hecho o pedido aún es porque no es normal para él o ella” cuando realmente lo que suele ocurrir es que nos guardamos algunos “ases bajo la manga” que al final terminamos sintiendo que están mal pero solo necesitan un momento de reflexión en pareja para que ambos podáis disfrutar de “eso” que llevabais tiempo deseando, sin saberlo.

Disfruta del Sexo como un Medio no como un Fin:

Para muchas personas, el sexo suele ser una finalidad, es decir, “salgo de marcha esta noche para ligar y echar un polvo salvaje” para los más jóvenes o el típico “sábado sabadete, seguro es el polvete” de tantas parejas casadas pero lo que debemos comprender es que realmente la finalidad no es “ligar para el sexo” o “esperar al sábado para cumplir” sino disfrutar del sexo para que “el amor” o “la relación” perdure fuerte y unida.

Comprendemos que el sexo es una forma más de comunicación que tenemos a nuestro alcance para expresar sentimientos y emociones difíciles de trasmitir con palabras, por esto es nuestro deber (y un placer) conseguir expresar todo lo que podamos a través del sexo, ya que en muchos sentidos, la sociedad moderna intente frivolizarlo, tarde o temprano todos comprendemos que nuestra sexualidad es mucho que solo carne y jadeos.

Francisca Molero, ginecóloga, sexóloga, directora del Institut Clinic de Sexología de Barcelona, en una entrevista para SModa de El País, afirma que

La dimensión sexual del individuo debería entenderse como un valor fundamental que nos ayuda a crecer, a sumar conocimiento, a entender más el mundo y a nosotros mismos, a reconciliarnos con el placer y el disfrute y que, en definitiva, nos hace mejores personas. Yo creo que estamos viviendo un cambio de paradigma, en el que algunos antiguos valores serán sustituidos por otros nuevos, más acordes con la realidad presente, y yo diría que la sexualidad va a cambiar y ocupar un lugar muy importante en ese nuevo modelo. Y, cambiando la forma de entender la sexualidad es posible que contribuyamos, en cierta medida, a transformar el mundoFrancisca Molero

Por su parte El psicólogo norteamericano Noam Shpancer

Sostiene en un artículo titulado Why do we have sex? (¿Por qué practicamos el sexo?), el verdadero placer de una relación sexual no proviene de la estimulación de los genitales sino de la “sincronizada cooperación entre las personas”Noam Shpancer

Hay mucho que podemos hacer para disfrutar en el pecado o fuera de él, demostrándonos que al fin y al cabo si Dios es Amor, y nosotros como mejor nos lo pasamos es dando y recibiendo amor, no podemos más que entregarnos a uno de los sentimientos más puros y bonitos de la humanidad, ¿no crees? Como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro viaje por los sentidos.

Control Orgásmico

Control Orgásmico

Por lo general parece que los orgasmos son fortuitos, es decir, sabemos lo que tenemos que hacer para conseguirlos pero son así, etéreos, un regalo recibimos de la naturaleza que no podemos controlar, pero lo cierto es que todos tenemos al alcance de la mano la posibilidad de disfrutar del Control Orgásmico.

Tener la capacidad de sincronizarte con tu pareja para tener un orgasmo al mismo tiempo, poder retrasarlo lo más posible para disfrutar durante más tiempo o tener varios orgasmos durante el mismo encuentro sexual, suelen ser deseos de la mayoría y que solo unos pocos afortunados consiguen cumplir.

Pero lo cierto es que todos tenemos la posibilidad de controlar cada aspecto de nuestro cuerpo, de lo que le ocurre y su rendimiento, solo tenemos que ponernos manos a la obra, porque ya seas hombre o mujer, poder controlar tu cuerpo también te ayudará a disfrutar más de tu vida sexual.

Hay dos grandes formas de conseguir el Control Orgásmico, la primera funciona a corto plazo y para ello necesitarás utilizar hábilmente tu imaginación o un poco de “maña”, la segunda funcionará a mediano y largo plazo pero requiere compromiso y entrenamiento, ahora voy a explicarte paso a paso como utilizar ambas técnicas.

El Método Rápido de Control Orgásmico.

Este puede utilizarlo hoy mismo, ya que solo requiere que pongas en marcha tu imaginación durante el sexo, si necesitas un “empujón” es decir acelerar el orgasmo, deberás tener en mente todo aquello que te sea más excitante (narrarte lo que estás haciendo o pensar en tus fantasías eróticas suele funcionar), y si lo que necesitas es retrasarlo, pues pensar en cosas aburridas, incluso violentas, lo que te sea menos motivante.

Este método aunque fácil y rápido, suele tener menos efectividad que el método lento, pero es lo que hay cuando queremos resolver conductas que nos han llevado años generar, en tan solo unos minutos… que pueden funcionar pero también puede que no.

Otras técnicas que puede adjuntar a esta o intentarla por separado si necesitas “aguantar” más, es la masturbación pre-coito, que esto te ayudará a llegar más relajado y a disminuir la ansiedad, sobre todo en el caso de los chicos; los cambios de posturas durante el sexo para ir a alguno que te sea menos estimulante o intentar otra actividad, como detener la penetración e ir al sexo oral o continuar con estimulación manual a tu pareja mientras tu consigues calmar los ánimos.

El Método Lento Control Orgásmico.

Requiere entrenamiento, compromiso contigo misma y paciencia, ya que se trata de entrenar el suelo pélvico, también es apto, incluso diría que necesario tanto para hombre como para mujeres, ya que se trata de la musculatura que sostiene nuestros órganos sexuales y nos ayudan a controlar muchas funciones de las relaciones sexuales, entre ellas, los orgasmos.

Si quieres saber más sobre todas los beneficios que obtendrás al entrenar y controlar tu suelo pélvico, por favor no dejes de leer este artículo.

Para conseguir un suelo pélvico entrenado, deberás entrenar al menos un par de veces por semana, como si de cualquier otro musculo se tratará, la ventaja es que mientras te estrenas nadie tiene por qué enterarse si no quieres.

Ya que deberás ejecutar los ejercicios de Kegel, que no es más que apretar el musculo bucococideo, que es como contener las ganas de orinar, piensa que estás en el retrete y mientras orinas detienes “el chorro”, en ese momento estás apretando el suelo pélvico y el ejercicio consiste en apretar y soltar, varias veces, incluso con diferentes tipos de fuerza y durante más y menos tiempo, al menos durante 5 minutos cada vez.

En el caso de las chicas lo tenemos un poco más fácil, ya que también podemos utilizar las “famosas” bolas chinas, que se encargan de conseguir que nuestro suelo pélvico trabaje mientras las llevamos puestas y caminamos o trotamos, ya que las pequeñas vibraciones que hacen dentro de la vagina, obligan al musculo a contraerse y extenderse.

Bolas Chinas

Aun así debemos UTILIZARLAS, es decir, solo “comprar” las bolas chinas o verlas desde lejos en las mesillas de noche no nos ejercitan, tenemos que utilizarlas durante el menos 10 minutos cada vez y si además hacemos ejercicios varios cómo intentar moverlas hacia donde queramos (arriba, abajo o dar vueltas sobre su eje) serán mucho más eficientes, aunque son menos recomendables durante nuestra querida regla.

Todos estos ejercicios nos llevarán a controlar no solo el momento en el que queremos tener nuestros orgasmos, sino también la intensidad del mismo, ¡una maravilla!

Es un trabajo que puede llevarte unos meses, pero será mucho más definitivo y eficiente así que vale la pena.

Ahora te toca a ti elegir, ¿Cómo quieres conseguir tu Control Orgásmico? ¿Lo necesitabas? ¿Tienes alguna otra técnica? Como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro próximo viaje por los sentidos.

Calentándonos

Calentándonos

En pleno temporal de frío de polar, en muchos hogares de España cualquier atisbo de calor es bien recibido, motivo de sobra para plantearte ideas que puedan ayudarte a disfrutar de estos días de frío, y qué mejor que Calentándonos.

En días como estos, parece insuficiente forrarte con mucha ropa, encender a tope la calefacción o abrigarte mucho, ¡hace frío…! y nada mejor que el contacto humano para paliar esta desagradable sensación de frío que se te cuela hasta los huesos.

Formas de ir Calentándonos

Un Masaje

Para todos los gustos, incluso para todo tipo de relación, un masaje, suele ser bastante útil, agradable, hasta sanador, la diferencias las fijaremos de acuerdo con nuestros objetivos para ese masaje y podemos expresarlos a través del tipo de aceite que utilicemos:

Por ejemplo, para niños, bebes, amigos o familiares, puedes utilizar aceites de bebes o aceites vegetales macerados y relajantes, para conseguir que la piel se caliente, hidrate y que el ambiente y la persona en cuestión  se sientan más a gusto y confortable, las zonas más habituales son espalda, pies y manos.

Pero…. Si el masaje busca un final feliz, te recomiendo tener en cuenta las velas de aceite caliente o los aceites efectos calor, te ayudaran a entrar en calor, además sus aromas ayudaran a la estimulación sensorial.

Aplica una cantidad generosa de aceite en tus manos y comienza por la espalda, es una de las zonas más fáciles de masajear y nos provee de una sensación de relajación y al ser una cantidad generosa, favorecerá la entrada en calor; dale la vuelta a tu pareja a masajea sus hombros, brazos y manos, luego concéntrate en el pecho, ya sea hombre o mujer, cuenta con muchas terminaciones nerviosas y es un buen preludio para la pasión.

Baja poco a poco hasta el abdomen, masajear las fronteras del abdomen suave y sensualmente, hablará de tus intenciones y la espera, dejará volar la mente de tu amante… Continúa bajando y masajea sus muslos, haciendo hincapié en la parte interna de los muslos y continua bajando, pasa por sus rodillas, gemelos, tobillos y pies.

Detente en ahí, ya que los pies también son una zona con muchas terminaciones nerviosas y en la que solemos almacenar bastante tensión de nuestro día a día, es todo un detalle relajarlos con masaje caliente.

Una vez hayas terminado, vuelve sobre tus pasos y utiliza tu boca, habla, besa, lame… lo que prefieras, hasta llegar a los genitales…

Si tu pareja es un chico:

Para ellos, el pene suele ser el órgano que mayor placer les genera. Así que cuando llegue el momento, tómalo con una de tus manos, la cual debe estar muy bien lubricada con el aceite calentito que estamos usando o con el lubricante a base de agua de tu preferencia, y comienza el masaje. Siempre va a depender de los deseos y preferencias de tu pareja pero si necesitas ideas… Puedes hacer movimientos circulares, que irás acrecentando junto a su nivel de excitación, para ello puedes ir cambiando la rotación y la velocidad, así como utilizar los labios si lo prefieres.

Con tus dos manos bien aceitadas, también puedes acariciar los testículos de tu pareja, con movimientos suaves que vayan de arriba hacia abajo, así como en la zona perineal del ano.

Con tus dedos índice y pulgar, puedes hacer un anillo y deslizarlo por todo el pene, yendo de arriba hacia abajo. Cuando estés cerca de la punta, cierra tus dedos y aprieta; suelta poco a poco mientras vas bajando. Aprovecha el momento para jugar, descubrir cada pliegue de ese cuerpo que te regala tantas alegrías. ;D

Si tu pareja es Chica:

Primero que nada ten en cuenta que el órgano más importante a estimular es el clítoris, sobre todo cuando de precalentamientos hablamos. Una buena estimulación la lograrás con la lengua; realiza suaves masajes en la zona y posteriormente, recuerda que el clítoris no es solo lo que ves debajo del capuchón, sino que abarca una gran parte de la vulva.

Coloca tu mano sobre la vulva o con la lengua, haz pequeñas presiones en la zona, mientras haces algunos recorridos con tus dedos en la región. Utiliza tus dedos índice y medio para estimular el área de la entrada vaginal, no hace falta demasiado “bombeo” ya que puede crear una fricción incomoda.

Al igual que en el caso de los hombres, todo depende de los gustos, de los deseos de cada quien, para algunos el placer está en los pies, o en extenderse en los besos, preguntar también puede ser una buena opción.

Muévete

Una forma de disfrutar las bajas temperaturas es aprovechando para movernos un poco más, cambiando de las posturas habituales y experimentando nuevas experiencias, con seguridad nos calentaremos, quemaremos más calorías y de paso nos lo vamos a pasar genial, ¿qué más se puede pedir?

Para darte ideas aquí te dejo algunas posturas del Kamasutra:

Comparte

Qué mejor momento para estar juntitos en la cama o en el sofá, viendo una peli, leyendo, hablando o lo que surja, lo importante es conseguir que el calor de ambos suba gracias al contacto humano, recuerda que estos momentos siempre son un poco más complejos en épocas de calor. ¡Aprovecha!

Antes de lo que nos creemos ya tendremos aquí la primavera y el verano, así que lo más inteligente es disfrutar de todos esos pequeños detalles que podemos apreciar da cada momento de nuestras vidas, por ahora, el “fresquito” del invierno… ¿A qué si?. Como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro próximo viaje.

Devuélveme mi Placer

Devuélveme mi Placer

Algunas personas afirman que solo ocurre una vez en la vida, y otras, que tienes que buscar, pero que se puede tener siempre que se quiera, ahora que conoces tus derechos sexuales, el asunto es que cuando encuentras a esa persona que te hace vibrar sexualmente, normalmente te enganchas, esa lujuria sobre todo las primeras veces, nos hace olvidarnos de todo lo demás, sientes que algo así no volverá ocurrir, que solo esa persona te hará sentir así y cuando se acaba te hace pensar, “oye, tú, Devuélveme mi Placer ”.

Dice la leyenda que las primeras veces son inolvidables, esas en las que las mariposillas hacen de las suyas, que todo lo rodea un halo de misterio, duda e inexperiencia, y que con suerte es tan maravilloso que lo recordarás como si fueses el feliz espectador de la película romántica más empalagosa que hayas visto jamás.

La primera vez en todo lo que a nuestra sexualidad se refiere, es muy compleja, porque no siempre se trata de la primera vez que ocurre, porque puede ocurrir sin demasiada intensión, como ese “polvo” para salir de tu “virginidad”, de esa “presión social”, pero la primera vez que te entregas, en cuerpo y alma… esa sí que es la primera vez.

Como en el primer beso… no en ese que te roban o que das por no dejar en nombre de la inexperiencia sino ese que llevas tiempo buscando, ese que pasaste mucho tiempo pensando, deseando, planeando hasta cómo ibas a colocarte, la cara que pondrías… aunque al final descubres que al final tanta planificación no sirvió de nada, porque las cosas salen como salen, pero pasó y si te gustó, lo recordarás por siempre.

Así como esas primeras veces que no esperas pero que cuando llegan se hacen sentir, como el primer orgasmo, que hay quienes pasan años manteniendo relaciones sexuales, con hijos y todo, pero cuando al final descubren las mieles del orgasmo, enloquecen, y no es para menos, ¿no crees? Pasarte años viviendo “el trámite del sexo” hasta que por fin descubres por qué tanto bombo y platillo.

Que vuelven las 50 Sombras de Grey

En este 2017, cuando ya estamos a casi a un mes del estreno de la segunda parte de las 50 sombras de Gray, (Aún más oscuras), no he podido dejar pasar la similitud de esa “relación” que aunque sin duda describimos como toxica, y en la que pensamos que nada bueno puede salir de ahí, pero que en su presencia, no podemos evitar pensar que ella está descubriendo y disfrutando de su sexualidad a tope, ¿no?.

Así que si tienes suerte llega ese momento, en el que descubres que la masturbación está muy bien pero, una pareja que de verdad te deje sin aliento en la cama es “lo más”, y piensas que las otras áreas son secundarias, una experiencia que todos querríamos vivir, por tener la oportunidad de disfrutar de lo bueno, que en este caso es la sexualidad en todo su esplendor.

Estoy segura, que es esto, lo que ha cautivado a tantas mujeres en todo el mundo de las 50 Sombras de Gray, la idea de conseguir a alguien que con solo verle te apetezca quitarte la ropa interior, alguien con quien te sientas tan cómoda y compenetrada que sepas que vas a poder disfrutar a todos los niveles, que te conoce, te complementa, que es capaz de hacer cualquier cosa por ti, NO esa parte toxica, adinerada, paranoica y sado mazo, eso es solo el empaque cinematográfico en la está envuelta la Pretty Woman de esta generación.

Y cuando somos nosotras las que disfrutamos de estos niveles de satisfacción sexual, sabemos que hemos dejado en manos de esa otra persona nuestro deseo, nuestro placer. Supongo que será como cuando apreciamos más nuestra libertad tras una ruptura, cuando descubrimos el valor de aquello que siempre tuvimos pero no supimos ver o explotar, así es el éxtasis, cuando lo encontramos en manos ajenas.

Pero no podemos dejar que nuestro máximo placer esté en manos de nadie, esto es como legar cualquier otro de nuestros poderes o derechos, son nuestros, debemos recuperarlos, porque sin ellos nos sentiremos vacías, incompletas, y es así cuando nacen las obsesiones, los apegos engañosos, cuando sientes que no puedes vivir o ser feliz sin otra persona.

Por esto, creo que el reto es, volver a conectar con nosotras mismas, descubrir que es aquello que tanto nos gustaba y replicarlo, porque puede que ahora pienses que ese placer tiene mucho que ver solo con esa persona pero tiene más que ver con nosotras, con descubrir qué era, cómo lo hacía y redescubrirnos como dueñas de nuestro placer, vivir en equilibrio entre la lujuria y la estabilidad emocional, sino tarde o temprano sufriremos las consecuencias de haber puesto nuestra estabilidad emocional en manos de otro.

Puede que esa otra persona esté con nosotras siempre pero no importa, porque no hay verdadera libertad si realmente no tenemos la seguridad de sentirnos completas, de poder ser felices aunque estemos solas, ¿no crees? Como siempre espero tus comentarios y a ti nuestros próximos viajes por los sentidos.

Derechos Sexuales

Derechos Sexuales

Tal como dicen, hay que comenzar el año con buenos propósitos, por ahora, energía y buen rollo, así que he pensado en recordarte o descubrirte cuáles son tus Derechos Sexuales para puedas hacerlos valer desde ahora en adelante y que este nuevo 2017 sea todo aquello que siempre has querido.

Puede que suene un poco raro esto de los Derechos Sexuales y es normal, porque aunque se hablaba de ellos desde 1994 en la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (CIPD) en el Cairo, en el que defendió su posición sobre el bienestar individual y colectivo desde una perspectiva integral y universal, realmente no se ha difundido como es debido.

De hecho, no fue hasta 2004 cuando se rectificaron y sustentaron estos acuerdos sobre la base del pleno respeto de los derechos humanos, en especial los derechos reproductivos, dentro de los que se incluyen consideraciones relativas a los Derechos Sexuales Universales.

Y aún hoy, muy pocas personas saben que existen estos derechos, recogidos por entes internacionales y que deberían hacerse valer en todo el planeta… es por esto que hoy pongo mi granito de arena para que más personas descubran y compartan estos 11 derechos sexuales.

Cuáles son los 11 Derechos Sexuales

Derecho a la Libertad Sexual

Se trata de la posibilidad de expresar y vivir tu sexualidad tal y como te haga sentir más cómodo, sano y feliz, sin que nadie pueda aprovecharse de ti, explotar o abusar de ti, ni de tu condición sexual.

Derecho a la Autonomía, Integridad y Seguridad Sexual

Tienes derecho a tomar tus propias decisiones sobre tu sexualidad, basándote en la integridad, ética personal y social de tu elección, así como la total seguridad de tu cuerpo, para que puedas disfrutar de tu sexualidad con plenitud.

Derecho a la Privacidad Sexual

También tienes derecho a mantener en la más absoluta privacidad sobre tu vida sexual, sobre tu cuerpo y sus acciones sexuales, sin obligación u coacción de ningún tipo.

Derecho a la Equidad

Recuerda disfrutar de tu derecho a la igualdad y la equidad, independientemente de tu sexo, orientación sexual o identidad de género.

Derecho al Placer Sexual

Se refiere a tu derecho a disfrutar del placer generado por tu sexualidad, ya sea a solas con el autoerotismo o en compañía de la, o las personas, que tu decidas.

Derecho a la Expresión Emocional Sexual

También tenemos derecho a expresar nuestros sentimientos y nuestra sexualidad libremente, a través del contacto, las palabras o nuestros gestos.

Derecho a la Libre Asociación Sexual

Derecho a convivir, casarte, divorciarte o establecer cualquier tipo de relación con quién y cómo desees, siempre y cuando todas las personas que formen parte, lo hagan de forma expresa, consiente y satisfactoria.

Derecho a la Toma de decisiones Reproductivas Libres y Responsable

Se refiere a que tenemos el derecho  conocer y utilizar a todas las herramientas necesarias para tomas las mejores decisiones para nuestro cuerpo y los de los futuros bebés que están por nacer, de forma libre, sin presión o coacción pero con responsabilidad.

Derecho a la Información Basada en el Conocimiento Científico

También tenemos derecho a tener a disposición toda la información que necesitemos para disfrutar y aprovechar nuestra sexualidad, información veraz y científica.

Derecho a la Educación Sexual Integral y Compresiva

La idea es que todos podamos saber cómo funciona nuestro cuerpo de modo que podamos utilizarlos de la mejor forma posible para nuestro propio placer y de la o las personas que decidamos, manteniendo la salud y la integridad. Así como tener a mano las herramientas y/o medicamentos que nos devuelvan la salud en caso de enfermedad.

Derecho a la Atención de la Salud Sexual

Tenemos derechos a estar sanos y felices, así que podemos exigir los medios necesarios para estarlo, ya sea de forma física o psicológica.

Todos estos Derechos Sexuales, tal como todos los otros derechos del ser humano, se ven afectados por los derechos de los demás, por ejemplo, puedes disfrutar de tu sexualidad pero si para hacerlo tienes que vulnerar los derechos de otros, entonces te estás excediendo en su uso. ¡Se consiente!

Como siempre es vital un poco de equilibrio y de sentido común para disfrutar de nuestros cuerpos y su potencial sexual, libremente y en armonía con las personas que nos rodean, ¿verdad?. Pero si prefieres correr algún tipo de riesgo, que sea calculado

Espero que compartas estos derechos, para todo el mundo pueda conocerlos y aplicarlos a su vida, porque todos tenemos derechos a disfrutar de todas las bondades nuestra sexualidad, con alegría y responsabilidad, ¿no crees?. Como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro próximo viaje.

Cosas que debes Evitar para un Buen Final de Año

Cosas que debes Evitar para un Buen Final de Año

Como cada final de año, muchos nos ponemos a pensar, a echar cuentas de cómo ha ido la cosa… todo lo que dijimos que haríamos y no hicimos, todo lo que pensábamos que no pasaría, pero pasó y por supuesto todo lo que ni siquiera nos pasó por la mente, pero que llegó, así que en este torbellino matemático muchas veces las cuentas nos dan para hacer una última locura de fin de año, por esto no está de más pensar en estas Cosas que debes Evitar para un Buen Final de Año.

Suele pasar que en estas fechas disfrutes de cierto toque de desmelene, lo normal es que vaya desde un par de copitas de más y mucha comida, por aquellos que disfrutan de la vida más familiar, hasta el desmelene total de jóvenes y/o solteros/as por las que todos hemos pasado… llenas de ritmo, alcohol (entre otras drogas) y música hasta que el cuerpo aguante.

El problema está que en muchos casos terminamos arrepentidos de lo sucedido, eso, en el mejor de los casos, lo peor viene cuando aquello que hacemos no puede ser solventado con una disculpa o con nuestro arrepentimiento.

Una Noche de Copas, una Noche Loca

En estas épocas decembrinas, cualquier noche es buena para la fiesta, gente contenta, regalos, música por doquier, es muy fácil encontrar el sitio perfecto para perder el pudor, desinhibirse y hacer locuras, pero también son fechas en las que se disparan, los embarazos no deseados, las enfermedades de trasmisión sexual como el VIH, entre otras tantas.

Y a esto me refiero cuando hablo de consecuencias que de las que no puedes librarte fácilmente, problemas que pueden traerte secuelas para toda la vida, en el mejor de los casos te encontraras con la maravilla de ser madre o padre, o con “la suerte” de tener que lidiar con enfermedades actualmente consideradas como “crónicas” como el VIH o la hepatitis C, ya que su tasa de mortalidad es cada vez más baja pero muy poco se habla de todo a lo que hay que sacrificar por tenerlas.

Chemsex y Rave Party

Quizás una de las fórmulas más extendidas en el mundo entero en las que son protagonistas el sexo, las drogas y la música sin parar durante días, son las Rave Party, que nacieron como fiestas clandestinas en “protesta” por las restricciones de horarios para hacer fiestas, en algunos países europeos como Inglaterra y Holanda, pero que ahora se han vuelto bastante comunes por todo el mundo.

Conservando su espíritu, de compartir buena música electrónica en las que es bastante fácil encontrar todo tipo de drogas y sexo, en estas fiestas se puede observar prácticamente cualquier tipo de personas, independientemente de su sexualidad o edad (siempre esperando que sean mayores de edad pero con muy pocos controles), y con la idea de disfrutar mientras que el cuerpo resista.

Pero ahora otro tipo de fiestas cobra fama por toda Europa, las llamadas Chemsex, que viene de “Chemical Sex” o sexo químico, es prioritariamente homosexual, también se pueden encontrar todo tipo de drogas para conseguir el mayor desenfreno posible, que el sexo prolifere y la desinhibición obre su magia.

Ambas en sus diferentes estilos, se han convertido en un problema sanitario para los países en las que se “viven” ya que tal desinhibición dispara los índices de infección de todo tipo de enfermedades, tales como la gonorrea, la sífilis, herpes, VIH, hepatitis B y C entre otros.

Sabiendo cómo se mueven las fiestas, y los desenfrenos año tras años, supongo que no está de más recordarte estas….

Cosas que debes Evitar para un Buen Final de Año

Perder el Control: recuerda que en unos pocos días tendremos un año nuevo, que la vida sigue y que tu cuerpo es el único que tienes para vivir lo que te queda de vida, ¡cuídalo!

Olvidarte de la Familia: aquí incluyo también a los buenos amigos, esos que convertimos en nuestra familia y que en su compañía quizás puedas salvarte de una cuantas, NO LOS OLVIDES.

No dejar nada para el año que viene: ya sé que lo ideal es vivir el momento, pero eso no incluye pensar que no habrá mañana, así que deja algo para entonces… en este punto hablo de comida, bebida, agotamiento, dinero, etc… que mañana lo agradecerás…

Arrepentirte: para ello deberás pensarte las cosas 2 veces, pero aquí hablo de lo bueno y de lo malo, así que si aún tienes algo pendiente por hacer, te lo has pensado bien y hay tiempo… ¡Atrévete!

Olvidar la Gomita: disfruta del buen sexo, con quién y cómo quieras siempre que sea consentido por los intervinientes… pero eso si… ACUERDATE DE USAR CONDONES, que son fáciles de usar, económicos y pueden salvarte de malos ratos en el futuro.

Sentido común, equilibrio y pasión, son mis mejores deseos en estas fiestas… así seguro que disfrutas de una muy FELIZ NAVIDAD… ¿verdad?. Como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro próximo viaje por los sentidos.

Qué Tan Heterosexual Eres

Qué Tan Heterosexual Eres

En muchas ocasiones he leído aquello de “todas las mujeres son un poco bisexuales” o que si “los bisexuales realmente son homosexuales que no se deciden”, incluso quien me afirma haber dudado de su “verdadera sexualidad” por algún motivo, pero parece que estas dudas no son nada nuevas, de hecho hay una tabla para medir, Qué Tan Heterosexual Eres.

El mundo de la sexualidad y/o la psicología humana no es binario, existen muchos matices entre el blanco y el negro, que nos convierten en únicos e irrepetibles, con nuestras similitudes, pero especiales.

En cuanto a nuestra orientación sexual, todo depende de qué tan flexible sea tu idea de la sexualidad, porque puede que te hayan surgido dudas del tipo, “¿qué me parezca atractivo alguien de mi mismo sexo significa que soy gay?” “haber tenido una experiencia gay me convierte irreversiblemente en gay” o qué te gusten ciertas tendencias sexuales, erróneamente “consideradas gay” (como la penetración anal) te hace homosexual.

Si es tu caso te gustará leer este artículo, porque resulta que no es nada nuevo, este tema discurría por alguna que otra mente inquieta en los años 40s cuando  el Biólogo Alfred Kinsey estableció que existían 7 grados de comportamientos sexuales, 6 de ellos iban desde el exclusivamente heterosexual hasta el exclusivamente homosexual y el séptimo que se lo dedicó a los asexuales.

Por si te preguntas en qué grado puedas estar situada… aquí te dejo el gráfico (gracias a la Wikipedia)

grados en la escala de heterosexualidad-homosexualidad

Cuando se realizó este estudio que llegó a concluir esta tabla, también sacaron estos interesantes resultados:

*El 11,6% de los varones blancos entre 20 y 35 años manifiestan un rango de 3 para este periodo de sus vidas. *El 7% de las mujeres solteras entre 20 y 35 años y el 4% de las casadas entre 20 y 30 años daban un rango de 3 para este período de sus vidas. Del 2 al 6% de las mujeres, entre 20 y 35 años, se colocaban en un grado de 5 Del 1 al 3% de las solteras entre 20 y 35 tenían un rango de 6. *Se definió, por ejemplo, que el 60% de los hombres y el 33% de las mujeres participaron al menos en una práctica homosexual manifiesta hasta los 16 años de edad. Wikipedia

Seguro que ésta es la explicación para los llamados “arrepentidos”, aquellos que probaron las mieles del mismo sexo pero que siguen siendo heteros, esos que nadie dice conocer y que los hay a montones, pero no suelen reconocerlo abiertamente por miedo a que “la gente” los incluya en ese limbo en el que no eres “ni chicha, ni limonada” o que no aceptas tu realidad y cosas por estilo.

Tópicos que son tristemente habituales incluso en el mundo gay (donde se suele esperar más tolerancia hacia todas las preferencias). Aún así es normal ya que estos razonamientos responden a la falta de conocimientos y a la incapacidad de reconocer las capacidades flexibles de la condición humana, sobre todo en lo que a “otros” se refiere, posiblemente porque juzgar a los demás siempre es más fácil.

Yo pienso que hoy podemos leer un libro de medicina natural por ejemplo, mañana un recetario y otro día vernos cocinando divinamente mientras nos auto recetamos pero esto no nos convierte ni en médicos ni en cocineros, ¿verdad?.

No somos lo que estudiamos, ni lo que probamos, ni siquiera lo que decimos, ¡somos lo que hacemos! Y no hay mejor ejemplo de esto que algo que me dijo un buen amigo hace años “tras 5 años estudiando filosofía, te gradúas en filosofía pero eso no te convierte en filósofo”.

Afortunadamente vivimos en una época que vislumbra un poco más de apertura mental, en la que somos capaces de comprender, incluso aceptar “la existencia” de muchas variaciones sexuales, filosofías de vida y formas de ver o sentir el amor. O al menos tenemos la posibilidad de luchar porque se respete nuestra decisión, ¿no?.

Ojalá que llegue el día en el que no tengas que preocuparte por el “juicio popular”, en el que seamos capaces de amar y ser amados por quién y cómo sea, siempre que sea por voluntad propia de todas las partes y respeto mutuo, al fin y al cabo de eso va el amor… ¿no crees?

Ahora sabes que puedes tener experiencias homosexuales sin serlo y que puedes continuar considerándote heterosexual sin el remordimiento de pensar que “haz cometido un error” porque la orientación de tu sexualidad la decides tú, incluyendo tus deseos, tus preferencias pero tú, no los demás…

Y tú, ¿Qué tan Heterosexual Eres?, ¿Qué crees que concluiría un estudio de este tipo en la actualidad?, ¿conocías esta tabla? Como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro próximo viaje por los sentidos.

Por qué los músicos nos vuelven locas

Por qué los músicos nos vuelven locas

Ya sabemos cómo afecta la música a nuestra vida sexual, ese no sé qué, que qué se yo que nos envuelve cuando la escuchamos, pero qué tienen los músicos, hombres y mujeres que solo por destacar en esa área artística van convirtiendo en groupies a todo aquel que se le acerca, ¿Por qué los músicos nos vuelven locas?.

No sé si alguna vez lo has pensado, pero hay grandes artistas realmente “poco agraciados” físicamente (por decir algo), a los que eso, no les impide ser irresistibles, hay algo que nos atrae, como las polillas a la luz les queremos aunque sean verdaderos capullos, puede que esto no esté solo relacionado con el arte musical, ya que también les ocurre a actores, escritores, pintores etcétera pero hay algo en los músicos que les hace especiales.

Incluso, es este ámbito artístico, el precursor del término groupie que en esencia es una persona que busca intimidad emocional y sexual con un músico famoso. Lo que resulta bastante curioso ya que se supone que el “atractivo” de una persona, supuestamente la medimos en “base a su capacidad de ser un buen partido genético” ¿no?. Que según dicen, es por esto que apreciamos a los hombres atractivos, inteligentes, guapos, sanos, etc.

Pero es que en la música hay de todo y como muestra un botón…

Músicos Feos

Y aun así, todos estos hombres han destacado por mantener relaciones con mujeres muy atractivas y/o extraordinarias. Esto sin contar a todas aquellas que enloquecen cuando les ven dentro o fuera del escenario.

Esto te hace pensar, ¿Qué tendrá la música que nos motiva esta atracción? ¿Por qué a la hora de buscar pareja acudimos a lugares musicales, como discotecas, bares musicales, etc? Hay una estrecha relación entre la música y nuestra sexualidad, no cabe duda.

Y aunque pueda parecer, no solo nos pasa a las mujeres, los hombres también enloquecen antes sus músicos favoritos… perdemos el norte cuando escuchamos esa música que nos gusta aunque los interpretes sean personas de nuestro mismo sexo, sin que seamos homosexuales. Esto sin contar el típico flirteo con el músico del instituto o de la universidad que todas hemos tenido o hemos soñado con tener…

Todo esto hace que te preguntes:

Por qué los músicos nos vuelven locas

Según Darwin, hay una teoría que podría darnos respuesta a esta pregunta, afirmaba que paralelamente a la selección natural del más apto, también avanza la selección sexual para unos pocos afortunados, lo que podríamos llamar, “la superviviencia del más sexy” y como ya sabemos lo sexy, lo decidimos nosotros, no es parámetro, ni un atuendo sino una forma de ser.

Es como el pavo real, que a pesar de tener una cola totalmente inútil para la supervivencia, incluso ser un lastre, resulta irresistible para las hembras, así que a pesar de sus inconvenientes, son estos, los pavos reales con los plumajes más sexys, los que consiguen aparearse.

Ya sabemos todo el poderío sexual de la música y si a esto, le añadimos, fama, fortuna y poder, es el cóctel ideal para conseguir que nuestras hormonas nos inclinen hasta estas maravillas de la naturaleza, ya si a esto le sumamos un toque de belleza… bueno, ya tenemos a Ricky Martín… jijiji.

Podríamos pensar que nuestra evolución como humanidad nos está llevando a ver atractivas características que van más allá de nuestras necesidades básicas, que parecen estar cubiertas, o quizás sea que el proyecto feminista nos lleva a percatarnos que nosotras mismas podemos conseguir techo y comida, por lo que buscamos cubrir otras necesidades más avanzadas.

Pero, un estudio de 2006 halló que los hombres aparentemente creativos eran favorecidos durante la cima de periodo fértil femenino. Por tanto podríamos pensar que la dificultad de la música es un indicador de su creatividad y su capacidad para aprender comportamientos complejos, y por tanto también afectar a nuestra elección sexual.

En todo caso y sin mucho pensar, tenemos que reconocer que sin nos tocan “Bien” la música que nos gusta (vamos, que no sea el típico loco en un Karaoke ;D ), seguro que nos parecerá atractivo, que no es lo mismo que irresistible, porque contrario a lo que podamos parecer en las primeras filas del concierto del grupo que más nos gusta, rodeadas de nuestras amigas, haciendo honor del poder de la manada; Seguro que podemos contenernos de hacer cualquier locura, ¿verdad?

Mientras tanto seguiremos amando a nuestros cantantes y músicos favoritos, mientras lo gritamos a viva voz, conquistando o dejándonos conquistar mientras bailamos y claro está enamorándonos mientras suena la música, porque al fin y al cabo esa es parte de esa función tan maravillosa de música en nuestra vida sexual, ¿no crees?. Como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro próximo viaje por los sentidos.