Amor Digital

Amor Digital

Tengo tiempo cautivada por los cambios sociales que pueden observarse en las relaciones amorosas de “la juventud”, tampoco es que sea demasiado “mayor” pero creo que puedo considerarme de la viaje escuela, amante de mi intimidad, del tacto, de lo analógico… quizás habrá que comenzar a disfrutar también del Amor Digital.

¡Qué bonito es el Amor!, ¿verdad?, una incesante variedad de hormonas, sensaciones, placeres y momentos que nos acercan a otro ser humano, que nos permiten ser felices, sentirnos plenos y compartir uno de los sentimientos más puros y bonitos, el amor.

Pero como cada uno es cómo es, existen muchas formas de vivir y disfrutar el amor, los compromisos y/o las relaciones, por ejemplo, a través de la luz de los “milenials”, esa generación que ha crecido con las nuevas tecnologías, podemos descubrir relaciones que solo funcionan a distancia (por internet), parejas asexuales, que no mantienen relaciones sexuales, o nuevas formas de sexualidad como los demisexuales.

En este época en la que publicar en Facebook que “tienes una relación con” o “eliminar” a una persona es más contundente socialmente que “solo vivirlo en analógico”, cuando intentas que el reflejo de tu vida digital sean aún mejor y más brillante de lo que realmente es, es comprensible que tus sentimiento acompañen esa parte de la vida, ¿no crees?

Por ejemplo, el sexo en la distancia a través de internet, con conocidos o desconocidos, a través de aplicaciones en las que puedes utilizar (o no) gadgets como nuestro apreciado onyx con el que se puede disfrutar de forma bidireccional o con las app de “we vibes” con lo que el disfrute de ambos pasa por el placer de controlar y ser controlado, ¿qué te parece?

La vida social, sexual y amorosa en el mundo digital, prácticamente está desbancando a la analógica, Phubbing o el sexting, son prácticas habituales para muchas parejas en la actualidad, posiblemente las hagas sin saberlo, y si aún “crees” que tú no sabes lo que son, no dejes de leer los artículos que hice al respecto.

Todo esto sin contar los comienzos de relaciones gracias a internet, solo basta con hacer una pequeña búsqueda para encontrar webs para ligar, encontrar pareja, ser infiel o cumplir cualquier fantasía sexual, pero también es ahí, en la red, donde mueren muchas relaciones, por celos o por incompatibilidades que se quedan al descubierto.

Quizás un dato interesante, lo podamos observar en un estudio recogido por la web, The Independent, indica que el 40,1 % de los británicos encuestados entre 18 y 33 años se va de viaje en función de cómo quedarán sus fotos en la red social, viene a decir que si un lugar no es lo suficientemente “instagrameable”, mejor ni nos acercamos…

Lo peor del asunto es que parece que “tienes” que adaptarte, porque ya no es solo lo social o sentimental, la vida laboral también tiene fuerte lazos con el mundo digital, buscar empleo, mantenerlo, incluso generarlo cada está más relacionado con las redes sociales digitales.

Nuestro mundo se vuelve digital, y sinceramente, creo que no pasa nada, que está bien, el problema como siempre está en esas personas que pierden el norte, el equilibrio, aquellos que esperan que escribir en las redes sociales que son felices y que sus vida son perfectas, haga que se les convierta en realidad o que cuando se sienten mal, solo por exponerlo, las cosas cambien.

Esto no es malo en sí mismo, sino que genera una frustración y una ira por parte de los afectados, que suele ser difícil de canalizar, ¿será de aquí que nacen los haters? Por si no te manejas con la jerga, te informo que los hater (odiadores, en su traducción literal del inglés) son esas personas o perfiles que odian y desprecian todo lo que pueden en internet, algunos por devoción y otros por oficio (ya que consiguen que les paguen por ello) consiguen sacar todo lo malo de aquello en lo que ponen el ojo.

Como puede ver, el tema digital es muy denso (y eso que esto no ha sido más que una atisbo de lo que hay), es todo un mundo por explorar, en el que puedes encontrar cosas realmente buenas que cambien tu vida en positivo pero también todo lo contrario, solo hace falta tener un poco de conocimiento y mucho, pero que mucho sentido común para tomar las mejores decisiones.

No sabemos a dónde iremos a parar, quizás llegue en ese día como en Demolition Man (película de ciencia ficción con Sandra Bullock y Sylvester Stallone) mantengamos relaciones sexuales solo a través de cascos de realidad virtual, pero no solo por gusto, sino por imposición legal, ya que el contacto físico esté penalizado… ¿Quién sabe? Solo el tiempo lo dirá, ¿no crees?. Como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro viaje por los sentidos.

Muñecos Sexuales Hiperrealistas

Muñecos Sexuales Hiperrealistas

Ya tienen muchos años el uso y hasta las polémicas por la existencia de las muñecas sexuales hiperrealistas bullen por todo el mundo, se pueden ver grupos, blogs hasta redes sociales enteras diseñadas alrededor de los placeres de los que disfrutan sus usuarios, para muchos, han dejado de ser meros objetos para convertirse en parte de sus afectos, tal es el éxito para sus creadores que ahora también están haciendo Muñecos Sexuales Hiperrealistas para chicas y chicos.

Cómo es el hombre de tus sueños, delgado, con barriguita, blanco, moreno, asiático, con tatuajes, quizás con una larga melena con dreads (rastas) o muy corto, un hombre maravilloso que se mantenga a tu lado acurrucado todo el tiempo que quieras y sin rechistar, quizás estás buscando uno de estos modernísimos Muñecos Sexuales Hiperrealistas.

Sus creadores afirman que después de años de su creación (casi a la par que los de mujeres), los Muñecos Sexuales Hiperrealistas están igualando el número de ventas que sus homologas femeninas, también informan que este repunte incluye al mundo gay que también suman en las estadísticas.

Estos maravillosos Muñecos Sexuales Hiperrealistas cuentan con una textura muy similar a la piel, puedes configurarlo como más te guste y al detalle, desde el color de piel, ojos o cabello, tono muscular, granos, pecas, tatuajes, hasta la textura y/o cantidad de vello púbico, y como no, qué tan bien dotado lo quieres, si prefieres que la tenga morcillona o dura, todo por una módica suma que va desde los 5000 € hasta los 25000€.

Estos muñecos ya han alcanzado tal similitud con la realidad que incluso pueden mantener el calor corporal, tras calentarlos levemente, pero ya está más que comprobado que aunque se siguen llamando Muñecos Sexuales Hiperrealistas, sus usuarias/os no solo disfrutan placeres sexuales a su lado, hay quienes simplemente disfrutan de su compañía.

Disfrutan vistiéndolos, atendiéndolos y compartiendo con ellos, sin contar a todos los que les utilizan en el trabajo, ya que hay toda una rama de porno con muñecos sexuales o fotografiándolos como parte de anuncios publicitarios entre otros.

Puede que la primera impresión sea la de sentir tristeza por aquellos que desean compartir su intimidad con muñecos, y ni hablar de los que deciden compartir sus vida con ellos, dejando atrás el contacto humano, pero realmente ¿debería sorprendernos?, cuando a día de hoy muchas personas lloran o entran en graves síntomas de ansiedad cuando se les priva de móviles, videoconsolas y otros objetos.

Cuando para muchas personas les es realmente difícil comunicarse con las personas que tienen en frente porque prefieren mantenerse conectado a internet, la tele u otros… cuando otras tantas prefieren las relaciones sexuales esporádicas o de una noche porque les es más “rentable” emocionalmente ya que se ahorran dramas y complicaciones. Cuando nos esmeramos más por conseguir “likes” que abrazos… Bueno, a mí no me sorprende.

Los amantes de los llamados “seres sintéticos” están siendo estudiados por la Dra. Sarah Valverde, psicóloga de la Cal Pol State University de San Luís Obispo, en California, los ha convertido en protagonistas de su tesis.

Según expone la doctora Valverde

Muchas de estas personas sienten vergüenza por poseer este tipo de juguetes pero, contrariamente al estereotipo que la sociedad les ha adjudicado, no se sienten menos satisfechos que el resto de la población y no sufren más depresiones o enfermedades mentales que el resto de los mortales. “Poseer una muñeca es, ciertamente, un comportamiento sexual que se desvía de la norma”, apunta Sarah en su tesis, “pero mientras no se convierta en un comportamiento obsesivo ni afecte a otras áreas de la vida, no podemos definirlo como desorden”. 

No Solo para Solteronas

Según afirman las estadísticas de The Atlantic, muchas mujeres acuden a la elección del muñeco y a la compra con sus parejas, ya que los adquieren pensando en tener compañía, como parte del trabajo o como un jobby, así como los que coleccionan barbies o muñecas de porcelana.

Otras opciones para hacer la compra en pareja son: cumplir fantasías sexuales, utilizarles como un juguete erótico pero más completo, entre otras.

Según la socióloga, sexóloga y terapeuta de pareja Delfina Mieville, en Madrid, “detrás de esta aparente hipersexualidad asistimos a una desexualización de la sociedad en la que lo virtual y lo simbólico han sustituido a lo carnal. La pérdida de la erótica, la seducción y el encuentro con otro ser sexuado se han sustituido por el fast sex, que tienen que ver más con los genitales, las sensaciones y su consumo”. 

Por si te preguntas, en The Atlantic hay restricciones, ya que puedes hacerte (por ejemplo) un muñeco con la cara y el cuerpo de tu ex pero solo si este consiente expresamente y si se encuentran con personas cuyos deseos son ilegales como la pedofilia, se han autoimpuesto hacerle llegar esa información a las autoridades respectivas, por tanto tampoco hacen muñecos con rasgos o formas infantiles.

Porque ciertamente hay una gran gama de posibilidades a nuestra disposición pero nuestros deseos y placeres no tienen por qué pasar sobre los derechos de los demás, ¿no crees?.

Bueno, y tú ¿con cuál te quedas? ¿Qué te parecen los Muñecos Sexuales Hiperrealistas? ¿te comprarías alguno? Como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro próximo viaje por los sentidos.