En el Feminismo Cabemos Todas

En el Feminismo Cabemos Todas

Hace mucho tiempo que leo sobre el feminismo y lo que es más difícil, que intento cambiar mis pensamientos y mis acciones encaminados en este sentido, porque el feminismo no es solo una teoría sino una forma de ver la vida, pero el problema surge cuando cada quien quiere “expresar” su perspectiva sobre ello, el cómo debemos ser al sentirnos feministas, parece que hay quien duda que En el Feminismo Cabemos Todas.

Que si eres musulmana, que si tienes hijos y dejas tu trabajo para cuidar de ellos, que si te prostituyes (por voluntad propia), que si tu deseo es ser ama de casa… pues, ya no eres feminista. Pero éstas son solo unas pocas, entre tantas “restricciones” que nos autoimponemos como mujeres a la hora de hablar de igualdad, parece contradictorio, ¿no crees?.

Parece que hay personas (hombres y también mujeres) que consideran que para ser feminista hay que trabajar (si es un trabajo considerado de “hombres”, mejor), tener muchas amigas, dejar a los hombres en un segundo plano y no depender ni necesitar de nada, ni nadie…

Cuando realmente este pensamiento nos devuelve a la soledad, a ese estado del que partimos, cuando eran otros los que decidían lo que teníamos que hacer o pensar, es de ahí de donde queremos salir, por esto hoy te traigo un refrescamiento sobre lo que es el feminismo y también un poquito de mi concepción (que es perfectamente debatible), esperando que nos ayude a salir de esta absurda confrontación.

El feminismo es una línea de pensamiento que aunque ciertamente trascurrió a través de una época en la que se buscaba solo la liberación de la mujer de la opresión social por el hombre, cosa que al parecer al menos un poco superada (en algunos países claro), y en la actualidad a desembocado en un ideal que persigue la igualdad entre hombres y mujeres, buscamos la posibilidad de que entendernos en igualdad de condiciones.

Pero una extraña tendencia del pensamiento humano, ha llevado a pensar que debemos igualarnos hacia lo malo, es decir, el típico “no llores que eres un hombre” (entre otros clichés negativos) que ahora queremos adoptar las mujeres, cuando realmente deberíamos buscar adoptar lo mejor de cada género para igualarnos en positivo, no en lo negativo.

Por qué íbamos todos a querer ser menos emotivos, expresivos, comunicativos, creativos o románticos, si es eso lo que nos humaniza, lo que nos ayuda a empatizar y ser mejores personas, por qué querrían algunos hombres bajarse el sueldo para solidarizarse con las mujeres cuando deberíamos todos tener sueldos más altos y acordes a nuestra labor, por qué querríamos abandonar las labores familiares, espirituales o sociales en favor de nuestra vida profesional como históricamente lo han hecho los hombres, cuando podríamos tratar, todos, de conciliar.

El feminismo no pretende arrastrarnos a todos a una cadena de montaje, sino que todos podamos tener la libertad de elegir lo que hacemos, decimos y pensamos, siempre y cuando nuestra libertad no vulnere los derechos de los demás, como siempre digo en este espacio, lo ideal, es alcanzar el equilibrio.

Que los hombres puedan llorar, criar a los hijos, destacar en áreas hasta ahora dedicadas a las mujeres y viceversa, que finalmente podamos ver a las personas como lo que somos… solo personas, no evaluarlas o juzgarlas por su color, raza, aspecto o género.

O es que las experiencia no nos ha demostrado que las mujeres pueden ser líderes autoritarias y sin aparentes sentimientos, así como los hombres pueden ser extremadamente sensibles y frágiles, todo eso que pensábamos creer sobre cómo debe ser una mujer solo por el hecho de serlo o un hombre, está cambiando, hagamos que sea para mejor.

Creo que no debemos intentar de darle lecciones de moral a esas mujeres cuya decisión propia y libre les lleva a ser felices, aunque no compartamos su forma de ser feliz, porque da igual, a qué religión pertenezcas, con quién decidas emparejarte, si trabajas dentro o fuera de casa, por quienes pienso que debemos preocuparnos es por esa inmensa cantidad de mujeres que no tienen elección, por esas que continúan siendo obligadas a ser o hacer cosas que no quieren.

En nombre de esas mujeres que aún hoy continúan oprimidas, por ellas tenemos que luchar, para que sean quienes sean sus opresores, consigan ser neutralizados y para que ellas, aún después de sus malas experiencias, consigan encontrar la paz y la felicidad que merecen, porque de eso trata la vida, no de tener más poder o dinero, sino de conseguir ser feliz, ¿no crees?. Como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro viaje por los sentidos.

Cosas que puedes aprender para mejorar tu vida sexual

Cosas que puedes aprender para mejorar tu vida sexual

Después de plantearme los 10 mandamientos del buen sexo, algunas personas me ha preguntado sobre el mandamiento número 10, ¿qué se puede aprender para tener mejor sexo? ¿no es una habilidad innata? ¿qué tanto podría cambiar nuestra vida sexual? Estas y otras tantas que agradezco me hayáis hecho llegar, de donde nacen estas 7 Cosas que puedes aprender para mejorar tu vida sexual.

La verdad es que esa imagen de la copula con la que se relaciona cualquier animal, suele resultar eficiente para la procreación pero a la larga bastante tedioso como herramienta de comunicación y distracción, por esto, nunca viene mal un poco de adiestramiento en cuanto a quehaceres amatorios para mantenernos al día, interesados y siempre felices. Espero que sean de tu interés.

3 Cosas que las Mujeres podemos aprender para mejorar tu vida sexual

Multiorgamos:

Aunque a la mayoría de nosotras nos parece como un cuento de Disney… muy bonito pero falso, la verdad es que a algunas afortunadas les viene de fábrica pero todas tenemos lo necesario para aprender a disfrutar de varios orgasmos al mismo tiempo o seguidos como vagones de tren, solo debemos estudiar, entrenar y practicar.

1.- Estudiar, los beneficios de entrenar el suelo pélvico y como podemos hacer para disfrutar con más de un punto de placer es decir, si eres clitoriana, aprender a disfrutar con el punto g, con el sexo anal o cualquier otro tipo de estimulación que prefieras.

2.- Entrenar el suelo pélvico, con el uso de bolas chinas o simplemente con los ejercicios de kegel y masturbarte para conseguir todos esos orgasmos con los nuevos puntos de estimulación.

3.- Practicar: ya que como todo lo que vale la pena en esta vida, lo perfeccionamos con la práctica, así que consigue una pareja que quiera seguirte el ritmo y ponte al rollo, que la práctica hace al maestro.

Eyacular

Sobre esto tienes un artículo entero, Squirting o Eyaculación Femenina, pero puedo adelantarte que deberás aprender a disfrutar del punto “G”, todos sus entresijos y recovecos, para entonces redescubrir tus capacidades y darle rienda suelta a la eyaculación femenina.

Disfrutar del sexo anal

Cada vez más disfrutado, es una herramienta más del placer y no me refiero al masculino sino al femenino, para lo que tendrás que leer, aprender e iniciarte poco a poco y con mucha paciencia hasta descubrir todos los orgasmos que este punto tiene para ti.

3 Cosas que las Hombres pueden aprender para mejorar tu vida sexual

Aun se suele creer que son los hombres los más predispuestos “genéticamente” al sexo, a disfrutarlo y proveerlo pero la realidad es que ya no es así, es más común de lo que se cree encontrar a hombres que solo prefieren el misionero con tal de no complicarse demasiado el mundo, otros tantos que se creen que ya son unos ases cuando realmente “tienen mucho que aprender” y claro está, también hay muchos dispuestos a hacer lo que hay que hacer.

Seas el tipo de hombre que sea, por favor, dedícale un tiempo estas 3 cositas:

Orgasmos secos

A priori podría parecer poca cosa ya que la cultura popular y sobre todo el porno, nos han inculcado que el semen es el centro del sexo con hombres pero la experiencia nos dice que no es así, un orgasmo seco es el primer paso para el multiorgasmo, así que puedes verlo como una oportunidad de disfrutar y hacer disfrutar más.

Para alcanzarlo deberás entrenar mucho tu suelo pélvico y mi recomendación es consigas algún buen mentor en sexo tántrico, porque es más fácil alcanzarlo teniendo técnica, ya que requiere ayudarte de la respiración, la concentración y  el control de tu musculatura pélvica.

Imagínate poder disfrutar de los placeres de un orgasmo completo pero sin necesitar tiempo de refacción, poder continuar todo el tiempo que desees, y dejar la eyaculación para el momento que consideres más oportuno.

Multiorgasmos

Los orgasmos múltiples en caballeros son una consecuencia lógica del orgasmo seco, ya que podrías alcanzar uno o varios secos, seguidos del eyaculatorio.

Usar un vibrador

También es cada vez más común pero aún hay mucha reticencia masculina a incluir juguetes eróticos durante el sexo por considerarlo “competencia”, así que sacúdete las antiguas creencias, visualiza a un vibrador como aliado y promueve la variedad, ya que estos maravillosos juguetes podrían ayudarte a adelantar trabajo o alcanzar estimular eficientemente más de un punto de placer a tu pareja.

Algo que todos podemos aprender para mejorar nuestra vida sexual

Controlar el suelo pélvico

Dicen los entendidos del control pélvico que podemos convertir el interior de nuestra vagina en una mano, capaz de articular cada uno de sus dedos por separado y presionar tan fuerte como para romper cosas si lo queremos, solo debemos entrenar, de esto ya he hablado bastante pero si no lo has visto te dejo los enlaces a la serie sobre el suelo pélvico.

Por su parte, los hombres, serán capaces de dominar su eyaculación, conseguir los orgasmos secos, multiorgasmos, mejorar su salud sexual y urinaria, es una maravilla que todos debemos tener en cuenta.

Para todas estas experiencia puedes encontrar maravillosos autores que a través de sus páginas te guíen en el camino, pero también maestros avezados capaces de mostrarte in situ qué y cómo hacerlo, solo necesitas tener ganas y disposición para ello, ¿no crees?, como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro próximo viaje por los sentidos.

Mandamientos del Buen Sexo (Segunda Parte)

Mandamientos del Buen Sexo

Imagino que ya has leído los primeros 5 Mandamientos del Buen Sexo, así que en esta oportunidad vamos a darle paso a los siguientes 5 para completar este decálogo, en el que me planteaba resumir las 10 actividades o actitudes que debemos tener para poder disfrutar de nuestra sexualidad a tope.

Para poder cumplir con todos ellos, deberás dedicarle tiempo a desplegar actitudes que también te ayudarán en otros campos de tu vida cotidiana ya que al fin y al cabo el sexo es solo un aspecto más en nuestra vida y salud, pero uno muy divertido, así que podemos aprovechar el interés que nos despierta para que nos sirva como impulso en otros ámbitos de nuestro bienestar, ¿no te parece?.

10 Mandamientos del Buen Sexo

6. Innovación

Para mantener la pasión y el interés propio y el de tu pareja por el sexo, es importante ir innovando, cambiando, probando cosas nuevas, cuando ya tienes mucho tiempo con la misma pareja puede parecer que esto es cada vez más difícil, pero es muy importante que consigas entrenar o estimular tu imaginación erótica, para que continuamente encuentres o te permitas dejarte llevar hacia nuevas aventuras eróticas que mantenga siempre viva la pasión.

Cuando la insulsa normalidad inunde tu sexualidad, nuevas iniciativas debes encontrar

Juguetes Eróticos

7. Concentración

Estar concentrado, es una cualidad difícil de crear y más aún de perpetuar pero vale la pena intentarlo ya  que es muy útil en todos los aspectos de la vida, sobre todo a la hora de estar con tu pareja y más aún durante el sexo, ya que nos ayuda a mantener atentos los sentidos, a sentir más y a darlo todo de ti, ya que de eso se trata, ¿no crees? de entregarse, y nada mejor para el buen sexo que la plena conciencia y estar en lo que se está, ¿verdad?.

Mientras en el sexo disfrutemos, estaremos en lo que estamos

8. Altruismo/Egoismo

Puede resultar un poco contradictorio pero realmente para disfrutar del mejor sexo de tu vida y compartirlo con una persona que de verdad te importe es vital encontrar el equilibrio entre saber dar y saber recibir, ya que hay momentos en toda relación sexual en los que ambas influencias deben converger y otros, en los que será mejor optar por darle prioridad solo a una. Por si te preguntas, ¿cómo podré distinguirlas? La verdad pienso que tendrás que aprender a comunicarte con tu pareja, y practicar la empatía para poder descubrirlo, pero lo más importante es saber lo que quieres conseguir y poner empeño en lograrlo.

Cuando de sexo hablamos importan tanto tus sentimientos y sensaciones como las suyas

9. Tiempo de Calidad

Tiene mucho que ver con la concentración pero dando un paso más allá porque lo mejor que puedes hacer para disfrutar del sexo es centrarte en el momento, en tus sentimientos, lo amorosos y los sexuales, en esa persona que también ha decidido compartir ese momento tan íntimo como el sexo, a tu lado.

Puede parecer de sentido común, pero realmente las distracciones nos abordan por todos lados, las preocupaciones, los problemas, el trabajo, la televisión, EL MÓVIL… y mil cosas más nos invitan a cada segundo a no prestar atención a lo que estamos haciendo y el sexo no escapa a esta tendencia, así que sí, este es sin duda otro de los mandamientos:

“Mientras estés teniendo sexo, solo tendrás ojos, piel y cabeza para ti y la persona que está a tu lado”

10. Instrucción o Educación

Aunque nos creamos que el sexo es algo mecánico, que nos viene aprendido genéticamente, la realidad es que esa es un verdad a medias, ya que tenemos mucho que aprender, sobre nuestro sexo, sobre el de nuestra pareja, sobre gustos, colores, sabores, técnicas, formas, lugares, y es otro tema al que dedicarle tiempo, leyendo, practicando, equivocándonos y volviéndolo a intentar… así es que se aprende y se disfruta.

El saber no ocupa lugar, pero tu sabiduría sexual te dejará en muy buen lugar

Nuestra sexualidad y todo el placer con el que nos retribuye es siempre un buen motivo para dedicarle tiempo y esfuerzo, ahora sabes que como todo lo que vale la pena, el buen sexo también requiere dedicación y adiestramiento, si fuese tan fácil todos lo haríamos bien, pero tú, como yo, sabemos que son más las y los regulines, esa famosa media, que ahora sabemos que podemos superar poniendo de nuestra parte y queriendo.

¿Qué te han parecido estos 10 mandamientos del buen sexo?, ¿Estás de acuerdo?, ¿Te sientes identificado?, ¿habrías incluido alguno más? Como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro próximo viaje por los sentidos.

Dios es Amor

Dios es Amor

Estamos en plena Semana Santa y para muchos es momento de recogimiento, en las que muchas religiones, entre ellas la católica, disfrutan del momento álgido del sentimiento religiosos, la buena noticia es que para regocijo de muchos, cada vez son más los que consideran que aunque sean unas fechas de oración y meditación, no tienen por qué estar reñido con una vida sexual plena y feliz, ya que al fin y al cabo Dios es Amor, ¿no?.

Sin ánimo de entrar en una polémica religiosa, cada uno tiene derecho a disfrutar de estas fechas como considere oportuno, ya hablaba hace algunos artículos atrás, sobre el ayuno sexual, que puede ser una muy buena opción, ya que resulta muy favorecedor para muchas parejas.

También puedes aprovechar para compartir un poco contigo mismo, redescubrirte, o compartir con la familia, pero si lo que prefieres es utilizar estos días “libres” en disfrutar de tu vida sexual a tope, pues hazlo, al fin y al cabo, el sexo también es una expresión de amor y Dios es Amor.

Si quieres algunas ideas para disfrutar de una Semana Santa llena de mucho amor, ten en cuenta los siguientes consejos:

Reflexión:

Es una propuesta incluso bíblica, pero adaptada a lo que nos atañe, puedes dedicarte un tiempo a descubrir cómo te sientes con tu vida sexual y amorosa actual, y cómo puedes hacer para mejorarla, ¿una escapada romántica? ¿Una charla concienzuda? ¿Dedicarle más tiempo de calidad a tu pareja? ¿Disfrutar con nuevas experiencias? Lo que se te ocurra, todo con tal de mejorar, y espacio para la mejora siempre hay, solo tenemos que dedicarle el tiempo que merece.

Date tiempo de enamorarte de ti mismo, puede parecer un poco egoísta pero realmente es lo primero que debemos hacer antes de pensar en los demás, solventar nuestros dilemas, los complejos personales, descubrir todo lo bueno que tenemos para ofrecer y separarlo de nuestro lado oscuro para poder dar sentimientos y acciones de calidad.

Preliminares:

Ya que para muchos, el sentimiento religioso es incompatible con la pasión, es valioso recordar que ser romántico, no  necesariamente quiere decir, llegar al ámbito sexual, a menudo un beso, unas palabras de complicidad, miradas, carisias, etc, pueden ser un buen aliciente para una pareja que se quiere y una buena estrategia para ir más allá, si eso es lo que prefieres.

Comunicación:

Es realmente muy valioso en cualquier ámbito de la vida, pero ya que estamos en momentos de reflexión, verbalizar aquello que queremos o esperamos mejorar es muy acertado, ya sea para hacer hincapié en nuestra vida sexual, la afectiva, familiar o de todo en general, este podría ser un momento oportuno.

Es difícil hablar de nuestros deseos en general y de los sexuales aún más pero es importante porque lo que “es normal” en el ámbito sexual para algunos, no siempre es lo mismo para todos, por esto es que la mayoría de las personas aplazan esta conversación ya que piensan “si no lo ha hecho o pedido aún es porque no es normal para él o ella” cuando realmente lo que suele ocurrir es que nos guardamos algunos “ases bajo la manga” que al final terminamos sintiendo que están mal pero solo necesitan un momento de reflexión en pareja para que ambos podáis disfrutar de “eso” que llevabais tiempo deseando, sin saberlo.

Disfruta del Sexo como un Medio no como un Fin:

Para muchas personas, el sexo suele ser una finalidad, es decir, “salgo de marcha esta noche para ligar y echar un polvo salvaje” para los más jóvenes o el típico “sábado sabadete, seguro es el polvete” de tantas parejas casadas pero lo que debemos comprender es que realmente la finalidad no es “ligar para el sexo” o “esperar al sábado para cumplir” sino disfrutar del sexo para que “el amor” o “la relación” perdure fuerte y unida.

Comprendemos que el sexo es una forma más de comunicación que tenemos a nuestro alcance para expresar sentimientos y emociones difíciles de trasmitir con palabras, por esto es nuestro deber (y un placer) conseguir expresar todo lo que podamos a través del sexo, ya que en muchos sentidos, la sociedad moderna intente frivolizarlo, tarde o temprano todos comprendemos que nuestra sexualidad es mucho que solo carne y jadeos.

Francisca Molero, ginecóloga, sexóloga, directora del Institut Clinic de Sexología de Barcelona, en una entrevista para SModa de El País, afirma que

La dimensión sexual del individuo debería entenderse como un valor fundamental que nos ayuda a crecer, a sumar conocimiento, a entender más el mundo y a nosotros mismos, a reconciliarnos con el placer y el disfrute y que, en definitiva, nos hace mejores personas. Yo creo que estamos viviendo un cambio de paradigma, en el que algunos antiguos valores serán sustituidos por otros nuevos, más acordes con la realidad presente, y yo diría que la sexualidad va a cambiar y ocupar un lugar muy importante en ese nuevo modelo. Y, cambiando la forma de entender la sexualidad es posible que contribuyamos, en cierta medida, a transformar el mundoFrancisca Molero

Por su parte El psicólogo norteamericano Noam Shpancer

Sostiene en un artículo titulado Why do we have sex? (¿Por qué practicamos el sexo?), el verdadero placer de una relación sexual no proviene de la estimulación de los genitales sino de la “sincronizada cooperación entre las personas”Noam Shpancer

Hay mucho que podemos hacer para disfrutar en el pecado o fuera de él, demostrándonos que al fin y al cabo si Dios es Amor, y nosotros como mejor nos lo pasamos es dando y recibiendo amor, no podemos más que entregarnos a uno de los sentimientos más puros y bonitos de la humanidad, ¿no crees? Como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro viaje por los sentidos.

Mejora tu Vida Sexual solo Teniendo Esto

Mejora tu Vida Sexual solo Teniendo Esto

La buena vida sexual es como la salud, cuando la disfrutamos, prácticamente nos pasa desapercibida y cuando no la tenemos, lo sufrimos intensamente, pero siempre podemos hacer algunas cosas para disfrutar aún más plenamente de nuestra sexualidad, y como ejemplo un botón, porque seguro que nunca lo habías pensado pero verás cómo Mejora tu Vida Sexual solo Teniendo Esto.

Lo comentaba en el artículo anterior de Mi Primera Segunda Vez, ya que es algo que me preguntan con mucha frecuencia, sobre ese gran secreto que te llevará a la eterna felicidad en tu vida sexual, pero realmente no existe un Santo Grial sino un grupo de cosas que puedes hacer o sentir para llegar a disfrutar del equilibrio entre tu vida emocional y sexual.

Entre estas cosas podemos contar algunas que puedes hacer tu misma o buscar en tu interior pero hay otras que dependen del exterior, de tu red social (amigos, familia, pareja, hijos, etc), quizás sea porque realmente debemos buscar el equilibrio en toda nuestra vida, con lo que somos, damos y sentimos.

En este caso te hablo de tan solo 3  cosas muy sencillas a la par que valiosas y que todos deberíamos tener para mejorar nuestra vida sexual:

Amigos /as para hablar de sexo

De esas amigas o amigos de confianza, con los que es fácil y reconfortante hablar de cualquier tema, te ayudaran a mejorar tu vida sexual ya que:

  • Te ayudarán a naturalizar la práctica de hablar de sexo o de tus sentimientos.
  • Te llenaras de nuevas ideas al conocer también lo que esa o esas otras personas hacen en sus entornos.
  • Sabrás que tienes con quien hablar siempre que sea necesario.
  • Serás consiente que tienes apoyo si las cosas no salen como esperabas, si te rompen el corazón o con quién celebrar cuando las cosas salen bien.
  • Te atreverás a más, solo por el gusto de compartirlo con tus amigas.

Tiempo para ti

Tener tiempo para dedicarte, para hacerte tus tratamientos de belleza, autoerotizarte o simplemente para pensar, sobre todo cuando ya tienes familia, hijo y demás, es siempre un buen aliado a la hora de mejorar tu vida sexual, ya que da tiempo para relajarte y una mente calmada está más predispuesta para disfrutar del placer.

Otra variación de este paso es incluir a tu pareja para dedicarle tiempo a solas y de calidad, en el que podréis disfrutar tanto de la vida sexual en sí, como de momentos de complicidad y distracción que siempre son útiles a la hora de mantener la llama.

Compartir las labores del hogar y el cuidado de los hijos

Un estudio reciente llevado a cabo por el experto en sociología Daniel L. Carlson de la Universidad Estatal de Georgia (EE.UU.):

Revela que las parejas heterosexuales que comparten los deberes relacionados con el cuidado de los hijos tienen una vida sexual de mejor calidad y una mejor relación de pareja que aquellos que no lo hacen

Será por aquello de que encuentras más sexy a alguien que es tu igual, que te ayuda, además que es un símbolo de confianza y compenetración ver a una pareja capaz de compartir equilibradamente tanto los deberes como los derechos y porque si lo haces tú todo, al final del día es normal que estés agotada y hasta el MOÑO, incapaz de disfrutar de tu vida sexual, ¿verdad?.

Parte de encontrar el equilibrio en la vida requiere de tiempo, dedicación y justicia tanto para como para las personas que te rodean, para que puedas distinguir cuando dar y cuando pedir porque no podemos olvidar que nuestra vida sexual es parte del resto de nuestras vidas, así que nada mejor que mantener o buscar el equilibrio para poder disfrutar de todo lo más plenamente posible.

Estas 3 cositas con fáciles de conseguir pero difíciles de mantener, así que si eres de las afortunadas, disfrútalo y cuídalo, pero si estás en la búsqueda, ánimo, que hay luz al final del camino… como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestros próximos viajes por los sentidos.

Devuélveme mi Placer

Devuélveme mi Placer

Algunas personas afirman que solo ocurre una vez en la vida, y otras, que tienes que buscar, pero que se puede tener siempre que se quiera, ahora que conoces tus derechos sexuales, el asunto es que cuando encuentras a esa persona que te hace vibrar sexualmente, normalmente te enganchas, esa lujuria sobre todo las primeras veces, nos hace olvidarnos de todo lo demás, sientes que algo así no volverá ocurrir, que solo esa persona te hará sentir así y cuando se acaba te hace pensar, “oye, tú, Devuélveme mi Placer ”.

Dice la leyenda que las primeras veces son inolvidables, esas en las que las mariposillas hacen de las suyas, que todo lo rodea un halo de misterio, duda e inexperiencia, y que con suerte es tan maravilloso que lo recordarás como si fueses el feliz espectador de la película romántica más empalagosa que hayas visto jamás.

La primera vez en todo lo que a nuestra sexualidad se refiere, es muy compleja, porque no siempre se trata de la primera vez que ocurre, porque puede ocurrir sin demasiada intensión, como ese “polvo” para salir de tu “virginidad”, de esa “presión social”, pero la primera vez que te entregas, en cuerpo y alma… esa sí que es la primera vez.

Como en el primer beso… no en ese que te roban o que das por no dejar en nombre de la inexperiencia sino ese que llevas tiempo buscando, ese que pasaste mucho tiempo pensando, deseando, planeando hasta cómo ibas a colocarte, la cara que pondrías… aunque al final descubres que al final tanta planificación no sirvió de nada, porque las cosas salen como salen, pero pasó y si te gustó, lo recordarás por siempre.

Así como esas primeras veces que no esperas pero que cuando llegan se hacen sentir, como el primer orgasmo, que hay quienes pasan años manteniendo relaciones sexuales, con hijos y todo, pero cuando al final descubren las mieles del orgasmo, enloquecen, y no es para menos, ¿no crees? Pasarte años viviendo “el trámite del sexo” hasta que por fin descubres por qué tanto bombo y platillo.

Que vuelven las 50 Sombras de Grey

En este 2017, cuando ya estamos a casi a un mes del estreno de la segunda parte de las 50 sombras de Gray, (Aún más oscuras), no he podido dejar pasar la similitud de esa “relación” que aunque sin duda describimos como toxica, y en la que pensamos que nada bueno puede salir de ahí, pero que en su presencia, no podemos evitar pensar que ella está descubriendo y disfrutando de su sexualidad a tope, ¿no?.

Así que si tienes suerte llega ese momento, en el que descubres que la masturbación está muy bien pero, una pareja que de verdad te deje sin aliento en la cama es “lo más”, y piensas que las otras áreas son secundarias, una experiencia que todos querríamos vivir, por tener la oportunidad de disfrutar de lo bueno, que en este caso es la sexualidad en todo su esplendor.

Estoy segura, que es esto, lo que ha cautivado a tantas mujeres en todo el mundo de las 50 Sombras de Gray, la idea de conseguir a alguien que con solo verle te apetezca quitarte la ropa interior, alguien con quien te sientas tan cómoda y compenetrada que sepas que vas a poder disfrutar a todos los niveles, que te conoce, te complementa, que es capaz de hacer cualquier cosa por ti, NO esa parte toxica, adinerada, paranoica y sado mazo, eso es solo el empaque cinematográfico en la está envuelta la Pretty Woman de esta generación.

Y cuando somos nosotras las que disfrutamos de estos niveles de satisfacción sexual, sabemos que hemos dejado en manos de esa otra persona nuestro deseo, nuestro placer. Supongo que será como cuando apreciamos más nuestra libertad tras una ruptura, cuando descubrimos el valor de aquello que siempre tuvimos pero no supimos ver o explotar, así es el éxtasis, cuando lo encontramos en manos ajenas.

Pero no podemos dejar que nuestro máximo placer esté en manos de nadie, esto es como legar cualquier otro de nuestros poderes o derechos, son nuestros, debemos recuperarlos, porque sin ellos nos sentiremos vacías, incompletas, y es así cuando nacen las obsesiones, los apegos engañosos, cuando sientes que no puedes vivir o ser feliz sin otra persona.

Por esto, creo que el reto es, volver a conectar con nosotras mismas, descubrir que es aquello que tanto nos gustaba y replicarlo, porque puede que ahora pienses que ese placer tiene mucho que ver solo con esa persona pero tiene más que ver con nosotras, con descubrir qué era, cómo lo hacía y redescubrirnos como dueñas de nuestro placer, vivir en equilibrio entre la lujuria y la estabilidad emocional, sino tarde o temprano sufriremos las consecuencias de haber puesto nuestra estabilidad emocional en manos de otro.

Puede que esa otra persona esté con nosotras siempre pero no importa, porque no hay verdadera libertad si realmente no tenemos la seguridad de sentirnos completas, de poder ser felices aunque estemos solas, ¿no crees? Como siempre espero tus comentarios y a ti nuestros próximos viajes por los sentidos.

Riesgos Calculados

Riesgos Calculados

Parte de mi deber como redactora en este blog es intentar visibilizar todos aquellos posibles riesgos que corres mientras te diviertes y disfrutas con tu vida sexual, ampliando tus conocimientos en la medida de lo posible con noticias y reflexiones mientras me lo paso genial y espero que tu me acompañes, pero también es necesario explorar los Riesgos Calculados.

Actualmente se habla mucho de zona de confort, ese estado o momento en el que nos sentimos cómodos, estamos bien, no hace falta que seamos especialmente felices pero deseamos mantener el “status quo“. Un lugar seguro y tranquilo que nos mantiene estables y que por tanto, nos impide o limita el crecimiento.

Cambiar lo que tenemos, siempre es algo bastante terrorífico… esa duda de si las cosas van a salir mal, y qué vamos hacer con ese fracaso, Nos confunden y nos paraliza pero hay que tener en cuenta algo muy importe que repiten en algún momento todas las personas mayores, “de lo que realmente nos arrepentimos cuando somos mayores es de lo que NO hemos hecho”.

Teniendo en cuenta esta premisa y pensado que para muchos, al igual que para mi, en fin de año hacemos cuentas o al menos un pequeño plan para lo que será el próximo año, es el momento de incluir en esos planes algunos riesgos…

Nuevos empleo, viajes, parejas, matrimonio, hijos quizás, lo que se te ocurra, lo que más miedo te dé al pensarlo, ya que seguro que eso es lo que más te motiva.

Salir de fiesta, conocer a nuevas personas, aprender cosas nuevas, disfrutar de más y mejor sexo… en fin, disfrutar de todo aquello que hasta ahora no has podido porque para los problemas siempre tendremos tiempo pero para vivir, solo tenemos una vida.

Así que pídele salir a esa persona que te gusta o disfruta de tu soltería (lo que muchas veces se convierte en todo un reto), renueva tus votos con tu pareja y diviértete o permítete echar un vistazo a tu interior y descubrir qué es lo que realmente deseas y qué puedes hacer para conseguirlo.

Vida Sexual y Riesgos Calculados

Realmente cada vez que mantenemos sexo con otras personas corremos riesgos… algunos físicos, como el contagio enfermedades o que sufras algún tipo de lesión mientras lo haces (sí, se puede), pero también hay riesgos emocionales, puesto que es muy complicado disociar nuestro cuerpo de la mente, por tanto todo lo que ocurre en uno, repercute en el otro.

Disfrutar del buen sexo siempre teniendo en cuenta las normas mínimas de protección e higiene es un riesgo calculado, en el que pueden salir muchas cosas mal pero del que también podemos disfrutar plenamente, por tanto, solo podemos tener en cuenta nuestra parte de responsabilidad, disfrutar de lo bueno y responsabilizarnos de lo malo. Básicamente, la ley de vida.

A todas estas, espero que ya hayas leído las cosas que debes evitar para disfrutar de un buen final de año, pero que aun así te atrevas a disfrutar y a vivir…

Así que es el momento, en breve será 31 de diciembre de 2016, a pocas horas del año nuevo, es el momento para disfrutar y de planificarte para que todo lo bueno de la vida llegue a ti y a todas las personas a las que quieras… ¿no crees?. Te deseo que disfrutes de un 2017 lleno de pasión, locura y riesgos calculados, como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro próximo viaje por los sentidos.

Secretos para una Vida Sexual Feliz según la Ciencia

Secretos para una Vida Sexual Feliz según la Ciencia

Recetas para ser feliz, hay muchas, entre esas, también existen las que incluyen ideas para aplicar en nuestra vida sexual, pero como sabes, me encanta visibilizar todas aquellas investigaciones que nos aportan un poco de luz en aquellos temas en los que la subjetividad está presente, por esto hoy te cuento los Secretos para una Vida Sexual Feliz según la Ciencia.

Un estudio publicado por el Journal of Personality and Social Psychology, divide a las personas según su vida sexual en dos grupos, los que creen que la vida sexual en pareja es una actividad que se debe cultivar para que ambos consigan todo aquello que necesitan y los que consideran que debe ser algo instantáneo, que se tiene o no se tiene.

En esta investigación, en la que se utilizó una población de 1900 personas se llegó a la conclusión de que las ideas preconcebidas que tenemos sobre lo que debe ser nuestra vida sexual, afectan considerablemente nuestra felicidad sexual.

Según el estudio, aquellos que formaban parte del primer grupo eran más felices y mantenían relaciones más duraderas.

La gente que cree en un destino sexual usa su vida sexual como un barómetro para determinar cómo funciona su relación sentimental y equiparan los problemas en la cama a los de su relación de pareja. Por otro lado, la gente que piensa en crecer sexualmente no sólo cree que puede mejorar en sus problemas sexuales sino que no dejan que les afecte a su relación sentimental.

Secretos para una Vida Sexual Feliz según la Ciencia

Olvidarnos de Medias Naranjas

Pensar que estamos destinados solo para una persona, no solo es anticuado y sexista, sino que es agotador, porque ¿Cómo saber quién es esa persona? ¿Qué pasa si tú crees que ya encontraste tu media naranja pero esa otra persona no está de acuerdo? Vamos, los problemas que venimos teniendo desde que se comenzó a popularizar esta creencia.

Además esa forma de ver la sexualidad, que también incluye encontrar no solo a “tu príncipe azul” sino una persona capaz de encajar contigo en todo y tú con él o ella… incluida la sexualidad… es muy compleja pero digamos que si existe la posibilidad de que eso pase, oye, ¡estupendo! Pero sin duda es mejor tener una mente abierta y disfrutar de todo aquello que nos haga feliz antes, durante, incluso después de que esa famosa media naranja llegue a nuestras vidas, ¿no crees?

En todo caso siempre es mejor olvidar esa posibilidad si es posible, y si no lo es, al menos tratar de suavizar las expectativas para que esto no influya demasiado a nuestra vida sexual.

Practicar Nuestra Inteligencia Sexual

Por si no sabes lo que es la Inteligencia Sexual, por favor no dudes en leer el artículo que habla al respecto pero básicamente se refiere a ser egoísta al buscar tu propio placer y a la vez empático para considerar a la otra persona que está contigo.

Parece algo muy complicado y lo es, pero es una forma de ser, que podemos ir adaptando a nuestras maneras y entrenando para afinar cada vez más en todos los aspectos que intervienen en la inteligencia sexual.

Adaptarnos para Disfrutar

No todo lo que comemos es de nuestro agrado pero cada alimento nos provee de diferentes nutrientes, todos necesarios, así que de unos disfrutaremos más que de otros y buscaremos sin duda la oportunidad de repetir con los que nos gustan… ¿no? Pues aplica esto a tu vida sexual y serás más feliz.

Disfruta de todo… de todo aquello que tu sistema de tolerancia y creencias te lleve a hacer, y si encuentras algunas cosas que te gustan menos pero a tu pareja mucho, pues intenta intercalarlas entre otras cosas que te gusten más y pídele a él o ella que haga lo mismo por ti. En la tolerancia y la adaptación está la felicidad.

Dicen que de lo bueno poco… así que voy a dejarlo ahí… ¿qué me dices? ¿Estás de acuerdo conmigo? ¿Se te ocurre algún otro secreto para disfrutar de una vida sexual más feliz? Cuéntamela. Como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro próximo viaje por los sentidos.

Sexualidad Participativa

Sexualidad Participativa

Hay momentos en la vida en los que nuestra mente nos juega malas pasada, será por el estrés, la rutina o su infatigable costumbre de buscar siempre el menor esfuerzo, pero vamos por el mundo haciendo todo en modo automático, trabajar, limpiar, hablar, follar… nuestro cerebro está preparado para realizar todo tipo de acciones de nuestra vida cotidiana sin hacer acto de presencia, solo mandando al cuerpo a hacer lo suyo… por tanto, no está demás solicitar un poco de Sexualidad Participativa.

Mantener activa nuestra vida sexual es tan importante como comer sano, hacer un poco de ejercicio o mantener la salud mental, acciones muy beneficiosas y positivas, que a menudo cuestan mantener ya que requieren esfuerzo, dedicación y paciencia.

Como entiendo que mantener cuerpo y mente centrados en el mismo momento y lugar puede resultar un poco escurridizo aquí te dejo algunos tips que funcionan bastante bien para que puedas disfrutar de una Sexualidad Participativa, que no es otra cosa que estar, participar y disfrutar de cada momento, exprimiendo hasta el último segundo de cada beso, cada caricia y por supuesto, de cada ORGASMO.

Qué es la Sexualidad Participativa

Como explicaba al comienzo es participar activamente de tu sexualidad, olvidarnos de ese mantra que muchas veces se nos ha repetido a las mujeres de: “déjate llevar”, pues de eso NADA, siente, disfruta y si no te gusta, dirige, quéjate si es necesario, ósea… PARTICIPA, forma parte, estás ahí para dar placer pero también para recibirlo.

Y si en algún momento quieres parar, pues ¡PARA!, estás en todo tu derecho decidir que ya no quieres, en cualquier  lugar o momento, diga lo que diga, quien quiera hablar…

Tips para Disfrutar de una Sexualidad Participativa

Rememora lo Bueno:

Aunque hayas tenido un mal día, o malas experiencias en tu sexualidad, es importante comenzar de cero, ya que es bastante normal “contagiar” nuestro presente con lo que ya nos ha pasado y esto no nos ayuda.

Recuerda esos momentos de pasión satisfactorios, recréalos, disfruta del momento, ya tendrás tiempo para volver a lo malo si es necesario.

Utiliza la Empatía:

A nadie le gusta que le digan lo que hace mal, si ves que tu amante hace algo que no te gusta, dile cómo puede hacerlo mejor, pero NO lo que hace mal, eso, solo si crees que es muy necesario y nunca durante el sexo, sino en algún momento que tengas después, para evitar que la otra persona pueda tomarlo a mal o que se enfade y ambos pierdan la oportunidad de pasarlo bien. ;)

Evita Sobre – dimensionar los Problemas:

Si has hecho algo mal o si es tu pareja quien lo hace, procura no hacer de esto el centro de nada, los errores son comunes en general, pero sobre todo en el sexo ya que cada uno tiene sus gustos, puede que algo que hayas hecho en el pasado con mucho éxito ahora no sea procedente, pero no te lo tomes a mal, así es la vida, cambia, adáptate y disfruta.

Concéntrate:

Puede parecer obvio, pero como mencionaba al comienzo es bastante fácil dejar que tu mente se vaya a otra parte, aunque te lo estés pasando fenomenal, sobre todo cuando tienes muchas cosas en las que pensar, para evitar que esto suceda, es bastante útil convertirte en tu propia narradora, es decir, repite para ti misma, en tu cabeza, todo aquello que ves, siente o haces, como si la realidad fuese un libro y tu su escritora, esto te ayudará a mantener la concentración, incluso a crear nuevas fantasías que puedes ir cumpliendo con el tiempo.

Confía en ti Misma:

También es bastante obvio y habló de este punto constantemente pero es muy importante a la hora de mantener relaciones sexuales felices, esto te ayudará a pedir lo que deseas cuando lo necesites, a verte y sentirte genial… todo lo que necesitas para disfrutar de todos los orgasmos que seas capaz de generar.

Lo importante en todo caso es participar. La sexualidad es una actividad que comienza por uno mismo, a la que nos gusta invitar a otras personas, para algunos, lo mejor es invitar siempre a la misma persona y otros prefieren la variedad, sea cual sea tu preferencia, lo importante es pasárselo bien, ¿no crees? Como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro próximo viaje por los sentidos.

Qué Tan Heterosexual Eres

Qué Tan Heterosexual Eres

En muchas ocasiones he leído aquello de “todas las mujeres son un poco bisexuales” o que si “los bisexuales realmente son homosexuales que no se deciden”, incluso quien me afirma haber dudado de su “verdadera sexualidad” por algún motivo, pero parece que estas dudas no son nada nuevas, de hecho hay una tabla para medir, Qué Tan Heterosexual Eres.

El mundo de la sexualidad y/o la psicología humana no es binario, existen muchos matices entre el blanco y el negro, que nos convierten en únicos e irrepetibles, con nuestras similitudes, pero especiales.

En cuanto a nuestra orientación sexual, todo depende de qué tan flexible sea tu idea de la sexualidad, porque puede que te hayan surgido dudas del tipo, “¿qué me parezca atractivo alguien de mi mismo sexo significa que soy gay?” “haber tenido una experiencia gay me convierte irreversiblemente en gay” o qué te gusten ciertas tendencias sexuales, erróneamente “consideradas gay” (como la penetración anal) te hace homosexual.

Si es tu caso te gustará leer este artículo, porque resulta que no es nada nuevo, este tema discurría por alguna que otra mente inquieta en los años 40s cuando  el Biólogo Alfred Kinsey estableció que existían 7 grados de comportamientos sexuales, 6 de ellos iban desde el exclusivamente heterosexual hasta el exclusivamente homosexual y el séptimo que se lo dedicó a los asexuales.

Por si te preguntas en qué grado puedas estar situada… aquí te dejo el gráfico (gracias a la Wikipedia)

grados en la escala de heterosexualidad-homosexualidad

Cuando se realizó este estudio que llegó a concluir esta tabla, también sacaron estos interesantes resultados:

*El 11,6% de los varones blancos entre 20 y 35 años manifiestan un rango de 3 para este periodo de sus vidas. *El 7% de las mujeres solteras entre 20 y 35 años y el 4% de las casadas entre 20 y 30 años daban un rango de 3 para este período de sus vidas. Del 2 al 6% de las mujeres, entre 20 y 35 años, se colocaban en un grado de 5 Del 1 al 3% de las solteras entre 20 y 35 tenían un rango de 6. *Se definió, por ejemplo, que el 60% de los hombres y el 33% de las mujeres participaron al menos en una práctica homosexual manifiesta hasta los 16 años de edad. Wikipedia

Seguro que ésta es la explicación para los llamados “arrepentidos”, aquellos que probaron las mieles del mismo sexo pero que siguen siendo heteros, esos que nadie dice conocer y que los hay a montones, pero no suelen reconocerlo abiertamente por miedo a que “la gente” los incluya en ese limbo en el que no eres “ni chicha, ni limonada” o que no aceptas tu realidad y cosas por estilo.

Tópicos que son tristemente habituales incluso en el mundo gay (donde se suele esperar más tolerancia hacia todas las preferencias). Aún así es normal ya que estos razonamientos responden a la falta de conocimientos y a la incapacidad de reconocer las capacidades flexibles de la condición humana, sobre todo en lo que a “otros” se refiere, posiblemente porque juzgar a los demás siempre es más fácil.

Yo pienso que hoy podemos leer un libro de medicina natural por ejemplo, mañana un recetario y otro día vernos cocinando divinamente mientras nos auto recetamos pero esto no nos convierte ni en médicos ni en cocineros, ¿verdad?.

No somos lo que estudiamos, ni lo que probamos, ni siquiera lo que decimos, ¡somos lo que hacemos! Y no hay mejor ejemplo de esto que algo que me dijo un buen amigo hace años “tras 5 años estudiando filosofía, te gradúas en filosofía pero eso no te convierte en filósofo”.

Afortunadamente vivimos en una época que vislumbra un poco más de apertura mental, en la que somos capaces de comprender, incluso aceptar “la existencia” de muchas variaciones sexuales, filosofías de vida y formas de ver o sentir el amor. O al menos tenemos la posibilidad de luchar porque se respete nuestra decisión, ¿no?.

Ojalá que llegue el día en el que no tengas que preocuparte por el “juicio popular”, en el que seamos capaces de amar y ser amados por quién y cómo sea, siempre que sea por voluntad propia de todas las partes y respeto mutuo, al fin y al cabo de eso va el amor… ¿no crees?

Ahora sabes que puedes tener experiencias homosexuales sin serlo y que puedes continuar considerándote heterosexual sin el remordimiento de pensar que “haz cometido un error” porque la orientación de tu sexualidad la decides tú, incluyendo tus deseos, tus preferencias pero tú, no los demás…

Y tú, ¿Qué tan Heterosexual Eres?, ¿Qué crees que concluiría un estudio de este tipo en la actualidad?, ¿conocías esta tabla? Como siempre espero tus comentarios y a ti en nuestro próximo viaje por los sentidos.